Reflexiones Sobre El Salmo 34:19.

Muchos de nosotros, cuando leemos el Salmo 34:19, vemos solamente un versículo que dice que Dios escucha a los que le invocan. Y esto es cierto. Dios escucha a todos los que le invocan de todo corazón. Pero este versículo también nos da una importante enseñanza sobre la forma en que debemos invocar a Dios.

El versículo dice: "Muchas veces Israel falló, pero yo, Jehová, estuve a su lado. No me alejaré de ti, sino que te salvaré. ¡Oh, Israel, grita a Jehová porque él ha sanado tus heridas!" La primera palabra que se destaca en este versículo es la palabra "gritar". El versículo nos dice que debemos "gritar" a Jehová.

A menudo, cuando leemos este versículo, pensamos que esto significa que debemos gritarle a Jehová con nuestras palabras. Pero esto no es lo que el versículo realmente está diciendo. La palabra hebrea que se traduce como "gritar" en este versículo es la palabra "qara".

Esta palabra se traduce de varias maneras en la Biblia, incluyendo "gritar", "clamar" y "llamar". Pero en este versículo, la mejor traducción de la palabra "qara" es la palabra "clamor". Esta es una palabra muy importante en la Biblia.

Se usa a menudo para referirse a la forma en que clamamos a Dios en nuestras oraciones. Pero la palabra "clamor" también tiene otro significado. La palabra "clamor" puede referirse a un grito de dolor. Es un grito desesperado de alguien que está sufriendo.

Esto es lo que el versículo realmente está diciendo. Nos está diciendo que debemos clamar a Jehová, no solo con nuestras palabras, sino también con nuestro dolor. Debemos decirle a Jehová acerca de nuestros problemas, nuestras preocupaciones y nuestro dolor. Debemos decirle a Jehová todo lo que nos está pasando. Debemos contarle todo a Jehová.

Y esto es muy importante. A menudo, cuando tenemos problemas, tratamos de esconderlos. Tratamos de lidiar con ellos por nosotros mismos. Pero esto no es lo que Dios quiere que hagamos. Dios quiere que le contemos todo. Dios quiere que le pidamos ayuda.

Dios nos ama y quiere ayudarnos con nuestros problemas. Pero a veces no podemos ver Su ayuda porque no le pedimos ayuda. No le contaremos a Dios nuestros problemas. Intentamos resolver todo por nosotros mismos.Pero esto es un gran error. Dios quiere que le pidamos ayuda. Dios quiere que le contamos todo.

Dios quiere que le gritemos acerca de nuestros problemas. Dios quiere que le pidamos que nos ayude.¿Estás pasando por algún problema en este momento? ¿Estás pasando por algún dolor? No lo escondas de Dios. No trates de resolverlo por ti mismo. Clama a Jehová. Dile todo a Jehová. Pídele ayuda a Jehová. Dios quiere ayudarte.

  1. Salmo 34:19 - Los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre.
  2. Mateo 5:16 - Así brilla vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.
  3. Mateo 13:43 - Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tenga oídos para oír, que oiga.
  4. Lucas 12:28 - Alegraos en eso de que vuestros nombres están escritos en los cielos.
  5. Juan 8:12 - Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
  6. Juan 12:36 - Pero si yo, aunque sea enviado a ellos, brillara como el sol, tendrían que oscurecerse por más que quisieran.
  7. Romanos 2:7 - A los que perseveran en la obra de justicia recibirán la vida eterna.
  8. Filipenses 2:15 - Para que seas irreprensible y puro, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación torcida y perversa, en medio de la cual resplandece como si fueras una luz en el mundo
  9. 1 Timoteo 6:14 - Guarda el mandamiento sin tacha ni reproche, hasta la manifestación de nuestro Señor Jesucristo
  10. Santiago 2:5 - Oíd, hermanos míos amados: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo para que sean ricos en fe y herederos del reino que prometió a los que le aman?
Índice de Contenido
  1. Los 4 SALMOS MÁS HERMOSOS de La Biblia 91, 23, 27 y 34
  2. Este Salmo tiene el poder de sacarte de cualquier problema SALMO 34
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿De qué nos protege el Señor?
    2. ¿En qué momentos de mi vida he necesitado protección?
    3. ¿Cómo puedo agradecerle al Señor por su protección?
    4. ¿Qué significa que el Señor esté cerca de los quebrantados de corazón?
    5. ¿Por qué es necesario pedir ayuda al Señor?
  4. Conclusión

Los 4 SALMOS MÁS HERMOSOS de La Biblia 91, 23, 27 y 34

Este Salmo tiene el poder de sacarte de cualquier problema SALMO 34

Preguntas Relacionadas

¿De qué nos protege el Señor?

La Biblia dice mucho sobre la protección que Dios brinda a sus hijos. Dios es nuestro refugio y nuestra fortaleza, un lugar seguro en medio de la tempestad (Salmo 46: 1). Él es nuestro escudo, nuestra roca, nuestra defensa y nuestro salvador (Salmo 18: 2). Nos protege de nuestros enemigos y de todo mal (Salmo 121: 7).

Dios nos protege de nuestros propios pecados. Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y purificarnos de toda maldad (1 Juan 1: 9). Él nos cubre con su misericordia y nos protege de nuestras propias iniquidades (Salmo 103: 11).

Nuestro Señor Jesucristo es nuestra protección también. Él es el buen pastor que da su vida por sus ovejas (Juan 10: 11). Él es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida (Juan 14: 6). Con Jesús, estamos a salvo de todo mal (Juan 17: 15).

¿En qué momentos de mi vida he necesitado protección?

La protección de Dios es algo que todos necesitamos, ya que estamos en un mundo lleno de peligros. Dios nos protege de muchas maneras diferentes, a veces de manera obvia y a veces de manera que no podemos ver. En cualquier momento en que estemos en peligro, podemos pedirle a Dios que nos proteja. Él siempre está dispuesto a ayudarnos.

A veces, necesitamos protección contra nuestros propios pecados. Somos humanos y cometemos errores. Tenemos que recordar que Dios nos ama y nos perdona, y que siempre está dispuesto a ayudarnos. Si pedimos protección contra nuestros propios pecados, Dios nos escuchará y nos ayudará.

Otras veces, necesitamos protección contra los pecados de los demás. Vivimos en un mundo lleno de gente que hace cosas malas. A veces, estas personas nos lastiman. Podemos pedirle a Dios que nos proteja de las acciones malvadas de los demás. Dios nos ayudará a superar el dolor y la tristeza que sentimos.

En cualquier momento en que necesitemos protección, podemos pedirle a Dios que nos ayude. Él siempre estará dispuesto a escuchar nuestras oraciones y a ayudarnos.

¿Cómo puedo agradecerle al Señor por su protección?

"¡Alabado sea el SEÑOR, mi Roca, quien entrena mis manos para la batalla, mis dedos para la guerra! Él es mi fiel amigo y mi defensor, mi fortaleza, en quien me refugio; Él es mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi baluarte, y mi refugio. Él rescata al pobre de las manos de los malvados."

El Salmo 144 nos da una hermosa imagen de cómo Dios nos protege y nos entrena para la batalla. En medio de nuestras luchas, podemos siempre confiar en que Dios está con nosotros, y que él es nuestra Roca, nuestra Fortaleza. Aunque el mundo pueda parecer oscuro y lleno de peligros, podemos tener la seguridad de que Dios nos está protegiendo.

¿Cómo podemos agradecerle al Señor por su protección? Agradecíamos al Señor siempre, y en todo lugar. Llevémoslo en nuestro corazón, y demos gracias a él en todo momento, porque él es bueno, y merece nuestra alabanza.

Confesemos nuestros pecados a él, y pidámosle que nos perdone, y nos guíe en nuestra vida. Aceptémoslo como nuestro Salvador, y sigámoslo de todo corazón. Él es digno de toda nuestra alabanza, y le agradeceremos por siempre por su maravillosa protección.

¿Qué significa que el Señor esté cerca de los quebrantados de corazón?

"El Señor está cerca de los quebrantados de corazón; Salva a los contritos de espíritu." (Salmo 34:18)

¿Qué significa esto? ¿Significa que Dios está cerca de nosotros físicamente o en nuestro espíritu? La segunda opción es correcta. Dios está cerca de nosotros en nuestro espíritu.

Dios está cerca de los quebrantados de corazón porque él mismo nos ha quebrantado. Él nos ha quebrantado para que podamos ser moldeados a su imagen. Dios nos ha quebrantado porque quiere que tengamos un corazón humilde y contrito.

"Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el SEÑOR, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis." (Jeremías 29:11)

Dios tiene pensamientos de paz para nosotros, no de mal. Él quiere que tengamos un final feliz. Pero para alcanzar este final, debemos quebrantar nuestro orgullo y nuestro ego. Debemos dejar de lado nuestras propias agendas y seguir a Dios.

"Así ha dicho el Señor: Porque se ha magnificado vuestro camino, Y habéis dicho: No, sino por la fuerza es nuestro camino, Con nuestras espadas y nuestros arcos lo hemos conseguido; Porque así ha dicho el SEÑOR de los ejércitos: Ciertamente haré mal a todos estos planes, Mal grande; y sabréis que yo soy el SEÑOR, Cuando haya hecho en Babilonia y en todos sus habitantes las cosas que he hablado contra ellos." (Jeremías 50:23-24)

Dios va a destruir todos nuestros planes egoístas y orgullosos. Él va a mostrar que él es el Señor, y que nuestras propias fuerzas no pueden salvarnos. Debemos dejar de lado nuestros orgullos y humillarnos ante él.

"Porque así ha dicho el Alto y Sublime, El que habita en la eternidad, Cuya nombre es Santo: Yo habito en las alturas, Y en el Santo Lugar estoy con el de contrito y abatido de espíritu, Para revivir el espíritu de los abatidos, Y para revivir el corazón de los contritos." (Isaías 57:15)

Dios habita en las alturas, pero también está cerca de aquellos de nosotros que estamos abatidos y contritos de corazón. Él quiere revivir nuestro espíritu y dar vida a nuestro corazón.

"Alégrate, hija de Sion; Regocíjate, hija de Jerusalén. He aquí tu Rey viene a ti, Justo y Salvador, Pobre, y montado sobre un asno, Sobre un pollino hijo de asna." (Zacarías 9:9)

Jesús, el Rey justo y salvador, vino a este mundo pobre y humilde, montado en un asno. Él no vino para ser glorificado, sino para darnos su amor y su perdón. Debemos seguir su ejemplo y dejar de lado nuestro orgullo. Debemos abrir nuestros corazones a él y dejar que él entre.

"Y será: todo lo que invocare el SEÑOR, lo invocará en verdad. Vendrán fugitivos delante de él, y los dejará en paz." (Isaías 45:24)

Podemos confiar plenamente en el Señor. Él oirá nuestras oraciones y nos responderá. Podemos confiar en que él nos dará la paz.

¿Por qué es necesario pedir ayuda al Señor?

El evangelio de Marcos relata que Jesús iba caminando por Galilea y que, al ver a Pedro y a Andrés pescando, les dijo: “Síganme y yo haré de ustedes pescadores de hombres” (Marcos 1:17). Pedro y Andrés dejaron sus redes y siguieron a Jesús. De la misma manera, nosotros también necesitamos dejar nuestras redes para seguir a Jesús.

Nuestras redes pueden ser muchas cosas: nuestro trabajo, nuestra familia, nuestros amigos, nuestras posesiones, nuestros hobbies, nuestros pasatiempos, etc. Todas estas cosas son buenas, pero no deben ser nuestra principal prioridad. Debemos seguir a Jesús y dejar todo lo demás atrás.

¿Por qué es necesario pedir ayuda al Señor? Porque sólo él puede darnos la fuerza y el coraje que necesitamos para dejar nuestras redes y seguirle. Solamente él puede cambiar nuestros corazones y nuestras vidas. Sólo él puede darnos la salvación.

Pedir ayuda al Señor es reconocer nuestra propia debilidad y nuestra necesidad de él. Es admitir que no podemos seguirle sin su ayuda. Es buscar su rostro cada día y pedirle que nos guíe y nos fortalezca.

Si usted está luchando para seguir a Jesús, no se desanime. Pedir ayuda al Señor es un signo de humildad, no de debilidad. Dios se complace en ayudar a los que se humillan a sí mismos y reconocen su necesidad de él.

Entonces, si usted siente que no puede seguir a Jesús por sí mismo, no dudes en pedirle ayuda al Señor. Él estará más que dispuesto a ayudarte. Tan sólo acércate a él con humildad y confianza, y él te dará la gracia que necesitas.

Conclusión

Desde mi perspectiva, el Salmo 34:19 ofrece una perspectiva única e invaluable sobre la forma en que Dios trata a aquellos que confían en él. En primer lugar, el versículo nos dice que Dios está dispuesto a librar a aquellos que lo invocan de todas sus angustias.

Esto es algo que debemos tener en cuenta, ya que a veces podemos sentir que nuestras angustias son demasiado grandes para que Dios las lleve. Sin embargo, este versículo nos dice que Dios está dispuesto a librarnos de todo aquello que nos aflige, siempre y cuando le pidamos con fe.

En segundo lugar, el versículo nos dice que Dios escuchará nuestras oraciones y responderá a ellas de acuerdo a su voluntad. Esto es importante porque a veces podemos sentir que nuestras oraciones no son escuchadas o que Dios no está respondiendo de la manera en que esperamos.

Sin embargo, este versículo nos dice que Dios escuchará nuestras oraciones y responderá de acuerdo a su voluntad, lo cual es un consuelo invaluable. En tercer lugar, y tal vez lo más importante, el versículo nos dice que Dios nos protegerá siempre y cuando confiemos en él.

Esto es vital, ya que a veces podemos sentir que estamos solos y sin protección. Sin embargo, este versículo nos dice que Dios estará siempre con nosotros y que nos protegerá siempre y cuando confiemos en él. Esto es una promesa invaluable que nos da esperanza y consuelo en medio de nuestras angustias y temores.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Reflexiones Sobre El Salmo 34:19. puedes visitar la categoría Salmos.

Avatar De Ronald Padron

Ronald Padron

Licenciado en Comunicación Social, Redactor Web y Editor de Textos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más