¿Qué Significa La Promesa Del Espíritu Santo?.

La promesa del Espíritu Santo es una de las muchas promesas de Dios para sus hijos. En el Evangelio se nos dice que el Espíritu Santo nos ayudará a entender y aplicar la Palabra de Dios. (Juan 16:13) También nos enseña que el Espíritu Santo es quien intercede por nosotros ante Dios.

(Romanos 8:26) La promesa del Espíritu Santo es una de las muchas promesas de Dios para sus hijos. En el Evangelio se nos dice que el Espíritu Santo nos ayudará a entender y aplicar la Palabra de Dios. (Juan 16:13) También nos enseña que el Espíritu Santo es quien intercede por nosotros ante Dios. (Romanos 8:26) De estas Escrituras podemos ver que el Espíritu Santo es nuestro ayudante, guía y amigo. Él está aquí para nosotros, para ayudarnos a vivir según los propósitos de Dios.

Índice de Contenido
  1. John MacArthur - La promesa del Espíritu Santo, 1ª Parte ➡️ En español
  2. Juan 14:15-31 La promesa del Espíritu Santo
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿De qué manera el Espíritu Santo nos ayuda a cumplir la promesa de Dios?
    2. ¿Cuáles son las señales del Espíritu Santo?
    3. ¿Por qué es importante la promesa del Espíritu Santo para los cristianos?
  4. Conclusión

John MacArthur - La promesa del Espíritu Santo, 1ª Parte ➡️ En español

Juan 14:15-31 La promesa del Espíritu Santo

Preguntas Relacionadas

¿De qué manera el Espíritu Santo nos ayuda a cumplir la promesa de Dios?

El Espíritu Santo nos ayuda a cumplir la promesa de Dios de muchas maneras. Al darnos el Espíritu, Dios nos da una nueva vida (Juan 3:5-8). El Espíritu Santo habita en nosotros y nos da poder para vivir según los planes de Dios (Gálatas 5:16, 22-26). Dios nos ha prometido que si pedimos, buscamos y llamamos, Él nos responderá (Jeremías 29:12-13). Y el Espíritu Santo nos ayuda a hacer todo eso.

El Espíritu Santo es nuestro intercesor ante Dios. 'Porque no sabemos orar como debemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles' (Romanos 8:26). El Espíritu Santo nos guía a través de nuestras oraciones y nos ayuda a expresar exactamente lo que necesitamos ante Dios.

El Espíritu Santo también nos ayuda a darnos cuenta de la voluntad de Dios para nuestras vidas. 'Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos, y el orgullo de la vida, no viene del Padre, sino del mundo' (1 Juan 2:16). El Espíritu Santo nos ayuda a discernir entre lo que es de Dios y lo que viene del mundo. Al darnos el Espíritu, Dios nos ha dado una nueva manera de ver las cosas. Ahora podemos ver las cosas como Dios las ve.

El Espíritu Santo también nos ayuda a dominar nuestras propias naturalezas. 'Porque la carne lucha contra el Espíritu, y el Espíritu contra la carne; estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que queréis' (Gálatas 5:17). La naturaleza humana es pecaminosa. Tenemos tendencias hacia el egoísmo, la lujuria, la envidia, la ira, etc. Pero el Espíritu Santo nos ayuda a controlar esas tendencias y a vivir de acuerdo a la voluntad de Dios.

Dios nos ha prometido que nos dará todo lo que necesitamos para vivir según su voluntad (Filipenses 4:19). Y el Espíritu Santo es una parte integral de esa promesa. Dios nos ha dado el Espíritu Santo para que nos ayude a vivir de acuerdo a Sus planes para nosotros.

¿Cuáles son las señales del Espíritu Santo?

Las señales del Espíritu Santo son muchas y variadas, pero todas ellas nos indican que Dios está obrando en nuestras vidas. A continuación, se mencionan algunas de las señales más comunes del Espíritu Santo:

1. Gozo: El Espíritu Santo llena nuestros corazones de gozo y alegría. No se trata de una alegría superficial o efímera, sino de una alegría profunda y duradera que viene de la plenitud del Espíritu.

2. Paz: La paz es otra señal del Espíritu Santo. Nosotros podemos experimentar una paz que supera todo entendimiento, incluso en medio de las situaciones más difíciles y adversas de la vida.

3. Amor: El amor es el fruto más evidente del Espíritu Santo en nuestras vidas. El amor de Dios es derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, y este amor nos transforma para que podamos amar a los demás de la misma manera.

4. Paciencia: La paciencia es otra señal del Espíritu Santo. A medida que somos transformados por el Espíritu, aprendemos a tener paciencia con los demás y a esperar en Dios con confianza.

5. Bondad: La bondad es una señal del Espíritu Santo en nuestras vidas. Nosotros nos volvemos más amables y compasivos hacia los demás, y deseamos hacer el bien en todo momento.

6. Fe: La fe es una señal del Espíritu Santo en nuestras vidas. La fe nos permite creer en Dios y confiar en Él, incluso cuando las circunstancias de nuestra vida parecen decir lo contrario.

7. Humildad: La humildad es otra señal del Espíritu Santo. Nosotros nos volvemos más conscientes de nuestra propia fragilidad y limitaciones, y aprendemos a reconocer la grandeza de Dios.

8. Temor de Dios: El temor de Dios es una señal del Espíritu Santo en nuestras vidas. Aprendemos a reverenciar a Dios y a guardar Sus mandamientos, porque sabemos que Él es nuestro Creador y Salvador.

¿Por qué es importante la promesa del Espíritu Santo para los cristianos?

Los cristianos creemos que el Espíritu Santo es una de las tres personas de la trinidad, junto con el Padre y el Hijo. El Espíritu Santo es coeterno con el Padre y el Hijo y es igualmente divino. La Biblia enseña que el Espíritu Santo es personal, ya que tiene inteligencia, voluntad y emociones.

Desde el principio, Dios ha estado trabajando en el mundo a través del Espíritu Santo. En la Creación, el Génesis dice que "el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas" (Génesis 1:2). También en el Antiguo Testamento, vemos al Espíritu Santo actuando en la vida de los hombres y mujeres de Dios.

Por ejemplo, el Espíritu Santo fue quien dio a José el sueño en el que interpretó la señal de los granos de trigo y le advirtió que se fuera a Egipto (Génesis 41:38). El Espíritu Santo también fue quien inspiró a Moisés para que le diera las leyes al pueblo de Israel (Éxodo 31:18).

En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo cumple un papel aún más importante en la vida de los creyentes. Jesús prometió que enviaría al Espíritu Santo para que los ayudara y los guiara (Juan 14:26; 16:13). Y, de hecho, cuando Jesús ascendió al cielo, el Espíritu Santo descendió sobre los apóstoles en Pentecostés, y desde entonces ha estado obrando en la vida de los creyentes.

Hay muchas razones por las que la promesa del Espíritu Santo es importante para los cristianos. Aquí hay cinco:

1. El Espíritu Santo nos da vida espiritual.

La Biblia enseña que, en nuestra naturaleza humana, estamos muertos en nuestros pecados y separados de Dios (Efesios 2:1, 5). Pero, cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador, el Espíritu Santo viene a morar en nosotros y nos da vida espiritual (Juan 3:6; Gálatas 5:22-23). Esta es una vida nueva, una vida eterna que está unida a Cristo. Como dice Juan: "De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16).

2. El Espíritu Santo nos transforma.

Uno de los frutos del Espíritu Santo es la santidad (Gálatas 5:22-23). A medida que el Espíritu Santo nos da vida espiritual, nos va transformando para que seamos más como Cristo. Comenzamos a tener los mismos valores y prioridades que Cristo. Nos esforzamos por ser más amables, pacientes, bondadosos, etc. Y en última instancia, anhelamos la misma cosa que Cristo anhelaba: Su gloria.

3. El Espíritu Santo nos guía.

Otro de los frutos del Espíritu Santo es la sabiduría (Gálatas 5:22-23). A medida que el Espíritu Santo nos transforma, nos va guiando en nuestras decisiones y acciones. En Juan 16:13, Jesús dice: "El Espíritu de verdad, el cual el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce; vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros". Cuando permitimos que el Espíritu Santo nos guíe, podemos estar seguros de que estamos haciendo la voluntad de Dios.

4. El Espíritu Santo nos da poder.

Jesús prometió que, cuando el Espíritu Santo viniera, nos daría poder para vivir como cristianos (Hechos 1:8). El poder del Espíritu Santo es evidente en muchos de los milagros que él realizó a través de los apóstoles, como los sanó de enfermedades y les dio el poder de hablar en lenguas. Pero el poder del Espíritu Santo no se limita a los milagros físicos; es también un poder espiritual que nos ayuda a vivir de acuerdo a la voluntad de Dios.

5. El Espíritu Santo nos une a la familia de Dios.

En 1 Pedro 2:9 leemos: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su maravillosa luz". Todos los creyentes somos hijos de Dios (Romanos 8:15-17) y, como tal, formamos parte de una familia. Y el Espíritu Santo es quien nos une a esta familia. Él es quien nos hace gemir juntos (Romanos 8:26) y quien nos da la seguridad de que somos hijos de Dios (Romanos 8:16).

Conclusión

La promesa del Espíritu Santo es que Dios enviará a su Espíritu Santo para estar con nosotros y guiarnos. También significa que Dios nos dará el poder necesario para vivir según Sus mandamientos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué Significa La Promesa Del Espíritu Santo?. puedes visitar la categoría Generalidades.

Avatar De Ronald Padron

Ronald Padron

Licenciado en Comunicación Social, Redactor Web y Editor de Textos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más