¿Por Qué Somos Un Especial Tesoro Para Dios?.

Todos los seres humanos somos especiales para Dios, porque él nos ha creado a su imagen y semejanza (Génesis 1:27). Pero hay algo que nos hace especialmente preciosos a sus ojos, y es que hemos sido redimidos por Jesucristo. Somos “tesoros” para Dios, porque él nos ha comprado a un precio muy alto: la sangre de su Hijo (1 Corintios 6:20).

Dios nos ha amado tanto, que no ha escatimado nada para rescatarnos. Jesucristo, su Hijo amado, vino al mundo y se hizo hombre, vivió una vida perfecta, y luego murió en nuestro lugar, tomando sobre sí mismo el castigo que nosotros merecíamos. Y todo esto lo hizo porque no quiere que ninguno de nosotros se pierda, sino que todos quería salvación (2 Pedro 3:9).

Gracias a lo que Cristo hizo por nosotros, podemos tener vida eterna con Dios. Y esta es nuestra mayor bendición: poder vivir para siempre con el Padre, en su presencia. No hay nada que podamos comparar con esto, y esto es lo que nos hace especialmente valiosos para Dios.

  1. Pues nos ha elegido Dios desde antes de la creación del mundo para que seamos santos e intachables delante de él. En amor nos predestinó para adoptarnos como hijos suyos mediante Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad, (Efesios 1:4-5)
  2. "Porque ustedes han sido comprados por precio; por tanto, glorifiquen a Dios en su cuerpo y en su espíritu". (1 Corintios 6:20)
  3. "Así que, ya que tenemos estas promesas, queridos hermanos, purifiquémonos de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu, y llevando a cabo la santidad en temor de Dios". (2 Corintios 7:1)
  4. Pero Dios, quien es rico en misericordia, por su gran amor con el que nos amó, (Efesios 2:4)
  5. Porque nosotros somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer el bien, los que Dios preparó de antemano para que vivamos en él. (Efesios 2:10)
  6. "Pero ahora en Cristo Jesús, ustedes los que en otro tiempo estaban lejos, han sido hechos cercanos por la sangre de Cristo". (Efesios 2:13)
  7. Y él mismo es nuestra paz, el que de los dos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, (Efesios 2:14)
  8. Destruyendo en su cuerpo, mediante la cruz, los enemigos de ambos, es decir, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo hombre nuevo, así haciendo la paz. (Efesios 2:15)
  9. Y él mismo ha sido nuestra paz, el que de los dos pueblos hizo uno y derribó la pared intermedia de separación, al abatir en su cuerpo la enemistad, que es la ley de los mandamientos en forma de ordenanzas. Al venir así él, creó de los dos un solo hombre nuevo en sí mismo, haciendo la paz. (Efesios 2:14-15)
  10. Y los que pertenecían a Cristo, ya no son extranjeros ni forasteros, sino concitizens con los santos y miembros de la familia de Dios, (Efesios 2:19)
Índice de Contenido
  1. Se Busca: Un Amigo Para Dios | Rick Joyner | Sid Roth - ¡Es Sobrenatural!
  2. Cree que lo has recibido y LO RECIBIRÁS Neville Goddard (Español)
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Por qué Dios nos considera un tesoro?
    2. ¿Qué significa para Dios que seamos su tesoro?
    3. ¿Qué implicaciones tiene para nosotros el ser un tesoro para Dios?
    4. ¿Cómo podemos responder adecuadamente a este amor de Dios al considerarnos como su tesoro?
    5. ¿Por qué es importante para nosotros comprender este concepto de que somos un tesoro para Dios?
  4. Conclusión

Se Busca: Un Amigo Para Dios | Rick Joyner | Sid Roth - ¡Es Sobrenatural!

Cree que lo has recibido y LO RECIBIRÁS Neville Goddard (Español)

Preguntas Relacionadas

¿Por qué Dios nos considera un tesoro?

Supongo que la primera respuesta evidente es que, siendo Dios omnipotente, podría tomarnos o dejarnos como mejor le parezca. Pero, en realidad, hay una razón mucho más profunda de por qué Dios nos considera un tesoro.

En primer lugar, Dios nos considera un tesoro porque somos sus hijos. Aunque seamos imperfectos y cometamos errores, Dios nos ama y nos acepta tal y como somos. Él nos eligió para ser sus hijos y nos quiere tanto que envió a su Hijo Jesucristo para que muriera por nuestros pecados.

En segundo lugar, Dios nos considera un tesoro porque nos ha dado la vida eterna. Aunque nuestra vida terrenal pueda ser breve y difícil, sabemos que tenemos un futuro glorioso e increíble por delante. Nuestra vida eterna con Dios será perfecta y llena de alegría, y estamos seguros de que nunca nos separaremos de él.

En último lugar, Dios nos considera un tesoro porque nos ha dado el don de su Espíritu Santo. El Espíritu Santo habita en nosotros y nos guía, nos ayuda y nos sostiene en todo momento. Él es nuestro Consolador, nuestro Amigo y nuestro confidente, y estamos seguros de que nos acompañará para siempre.

En resumen, Dios nos considera un tesoro porque somos sus hijos, nos ha dado la vida eterna y nos ha dado el don de su Espíritu Santo. Aunque seamos imperfectos y cometamos errores, Dios nos ama y nos acepta tal y como somos. Él nos ha elegido para ser sus hijos y nos quiere tanto que envió a su Hijo Jesucristo para que muriera por nuestros pecados. Dios nos ha dado la vida eterna y nos ha dado el Espíritu Santo, y estamos seguros de que nos acompañará para siempre.

¿Qué significa para Dios que seamos su tesoro?

"Tesoro" es una palabra que se usa mucho en la Biblia y tiene diversas connotaciones. A veces se usa para referirse a algo valioso, como el tesoro del rey (1 Reyes 15:18; Mateo 12:44). En otras ocasiones, la palabra "tesoro" se usa para referirse a las personas o cosas que son importantes para nosotros. Por ejemplo, podemos hablar de nuestras familias como nuestros tesoros (Mateo 6:21).

En general, cuando la Biblia habla de "tesoros", se refiere a algo que es valioso para nosotros, ya sea material o espiritual. Y cuando la Biblia habla de Dios como nuestro tesoro, está diciendo que Él es lo más valioso para nosotros.

Dios nos dice en Su Palabra que somos "preciosos" a Sus ojos (Isaías 43:4). Esto significa que somos valiosos para Dios, y Él nos ama profundamente. Dios nos ha hecho Su tesoro, y eso significa que somos muy importantes para Él. Él quiere tener una relación íntima con nosotros, y nos ha dado el don de Su Espíritu Santo para que podamos conocerlo mejor.

Dios nos ha hecho Su tesoro porque nos ama, y quiere que tengamos una relación cerrada con Él. Él nos ha dado todo lo que necesitamos para vivir una vida abundante (Juan 10:10). Cuando le entregamos nuestras vidas a Cristo, Él nos llena de Su Espíritu Santo y nos transforma (2 Corinthians 5:17). Somos nuevas criaturas en Cristo, y Él nos ha hecho Sus hijos amados (1 Juan 3:1).

A medida que seguimos a Cristo y permitimos que Su Espíritu Santo nos guíe, vamos descubriendo más de la riqueza de nuestra relación con Dios. Él nos llena de todo lo bueno, y nos transforma en Sus hijos amados.

¿Qué implicaciones tiene para nosotros el ser un tesoro para Dios?

El ser un tesoro para Dios implica que somos valiosos para Él y que tenemos un propósito especial en Su plan. Debemos buscar estar en comunión con Dios y vivir de acuerdo a Sus principios, sabiendo que somos amados por Él y que formamos parte de Su familia.

¿Cómo podemos responder adecuadamente a este amor de Dios al considerarnos como su tesoro?

Una de las maneras en que podemos responder adecuadamente al amor de Dios es considerándonos como su tesoro. Esto significa que reconocemos que somos preciosos para él y que somos valiosos para su reino.

Nos esforzamos por vivir de acuerdo a sus principios y nos esforzamos por ser obedientes a sus mandamientos. También estamos dispuestos a sacrificar nuestro propio interés personal por el bien de su reino. Nos esforzamos por ser un reflejo de su amor en este mundo.

¿Por qué es importante para nosotros comprender este concepto de que somos un tesoro para Dios?

La importancia de comprender este concepto de que somos un tesoro para Dios radica en el hecho de que nos brinda una perspectiva diferente sobre nuestra vida y nos motiva a buscar y cultivar una relación personal con Él.

Cuando consideramos que somos valiosos a los ojos de Dios, nos sentimos más seguros y confiados en Nuestro Padre Celestial, y esto nos impulsa a acercarnos a Él y establecer una relación íntima con Él. Esta es una de las razones por las cuales es tan importante para nosotros orar y leer la Biblia; ambas actividades nos ayudan a cultivar y fortalecer nuestra relación con Dios.

Conclusión

Somos un especial tesoro para Dios porque Él nos ama y nos ha escogido para ser Sus hijos. Somos especiales para Dios porque Él nos ha dado Su Espíritu Santo para habitar en nosotros y darnos la vida eterna. Dios nos ha elegido para ser Su pueblo, para que vivamos para Él y le glorifiquemos con todas nuestras vidas.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Por Qué Somos Un Especial Tesoro Para Dios?. puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

Avatar De Ronald Padron

Ronald Padron

Licenciado en Comunicación Social, Redactor Web y Editor de Textos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más