¿Por Qué El Maligno No Toca A Los Hijos De Dios?.

Esta es una pregunta que muchas personas tienen. La Biblia nos explica que Dios protege a sus hijos mediante su poder y su presencia. Jesucristo dijo: "No temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno" (Mateo 10:28).

Esto nos dice que Dios nos concede el don de la salvación, pues Él está dispuesto a cuidar y proteger a sus hijos fieles. Como dice el Salmo 91: “Aunque caiga mil veces, él te levantará; porque a los que en él confían, él nunca los desampara".

Así mismo, el maligno no tiene la autoridad para hacer daño a los hijos de Dios. El Apóstol Juan nos dice que “El que en Dios permanece, es vencido por el maligno” (1 Juan 5:18). Esto significa que si somos fieles a nuestro Señor, el maligno no podrá contrarrestarnos, ya que nuestra fe en Dios nos protege.

Otro motivo por el cual el maligno no toca a los hijos de Dios es que ellos son librados de sus mentiras y engaños. La Biblia nos dice que el maligno es el padre de la mentira, pero que los hijos de Dios son liberados de él, porque creen en la verdad. Como dice en Juan 8:32, “conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Los hijos de Dios también tienen la promesa de Dios de protección, que les proporciona seguridad ante el maligno. Dios nos asegura que "quien confía en mí no será avergonzado" (Romanos 10:11). Él nos promete estar siempre con nosotros y que jamás nos dejará solos.

Finalmente, la voluntad de Dios es que todos sus hijos se mantengan lejos del maligno. Él no nos quiere hacer daño, sino que nos brinda la oportunidad de vivir en un mundo mejor. Por lo tanto, debemos buscar la ayuda de Dios para librarnos de cualquier influencia negativa del maligno.

En conclusión, hay varias razones por las cuales el maligno no toca a los hijos de Dios. Tienen el don de la salvación, y el poder y la presencia de Dios los protege. Dios les concede su protección y su palabra les libera de los engaños del maligno. Asimismo, Dios les promete estar siempre con ellos y su voluntad es que vivan alejados del maligno.

Índice de Contenido
  1. ¿Sabes por qué Dios te despierta a las 3 de la madrugada? ¿Qué debo hacer?
  2. ¿Por qué los LIBROS APÓCRIFOS y el de ENOC no están en la Biblia?
  3. ¿Qué quiere decir 1 de Juan 5 14?
  4. ¿Qué quiere decir 1 de Juan 3 10?
  5. ¿Qué nos enseña 1 Juan 3 16?
  6. ¿Qué quiere decir Juan 5 24?
  7. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cuáles son los principales pasajes bíblicos en los que se explica el motivo por el cual el maligno no toca a los hijos de Dios?
    2. ¿Es una protección total contra el maligno la que tienen los hijos de Dios?
    3. ¿Cuál es la naturaleza de la voluntad de Dios para sus hijos y cómo se relaciona con la protección contra el maligno?
    4. ¿Qué pruebas tenemos de que el maligno realmente no toca a los hijos de Dios?
    5. ¿De qué manera pueden los hijos de Dios reforzar su protección contra el maligno?
  8. Conclusión

¿Sabes por qué Dios te despierta a las 3 de la madrugada? ¿Qué debo hacer?

¿Por qué los LIBROS APÓCRIFOS y el de ENOC no están en la Biblia?

¿Qué quiere decir 1 de Juan 5 14?

1 Juan 5:14 es un versículo de la Biblia que dice: "Este es el confianza que tenemos en él, que si pedimos algo conforme a su voluntad, Él nos oye". Esto significa que cualquier cosa que pidamos de Dios de acuerdo a Su voluntad, Él responderá de forma positiva.

Dios siempre escucha nuestras oraciones y peticiones, pero debemos acercarnos a Él sabiendo que Él sabe qué es lo mejor para nosotros. Una vez que hayamos hecho esto, podemos pedirle con confianza y esperanza que nos ayude. Él no solo nos escucha, sino que también proveerá.

Esta Escritura nos anima a buscar lo que Dios tiene para nosotros, por encima de nuestros propios deseos. Si pedimos de acuerdo a Su voluntad, descubriremos que recibiremos mucho más allá de lo que merecemos o esperamos. Cuando oramos bajo la dirección del Espíritu, nos llenará de una paz profunda y gozo que sobrepasa toda comprensión.

Principales puntos clave:

  • Dios escucha nuestras oraciones y peticiones.
  • Debemos acercarnos a Él sabiendo que Él sabe qué es lo mejor para nosotros.
  • Cuando pedimos de acuerdo a Su voluntad, Él nos dará mucho más de lo que merecemos o esperamos.
  • Cuando oramos bajo la dirección del Espíritu, nos llenará de una paz profunda y gozo.

En conclusión, 1 Juan 5:14 es una promesa que nos da esperanza y confianza de que Dios nos escuchará y responderá de forma positiva cuando le pedimos algo de acuerdo a Su voluntad. Debemos orar con fe, sin ataduras a lo que queremos que suceda, y dejar que el Espíritu nos guíe hacia aquello que Él tiene preparado para nosotros.

¿Qué quiere decir 1 de Juan 3 10?

1 Juan 3:10 dice: "En esto se han manifestado los hijos de Dios y los hijos del diablo: cualquiera que no practica la justicia, no es de Dios; tampoco el que no ama a su hermano".

Esta declaración de la Escritura nos ayuda a entender quiénes son los hijos de Dios y quiénes son los hijos del diablo. La justicia es usada como una representación para la rectitud y la santidad, y aquellos que buscan ser justos y vivir de acuerdo a los preceptos de Dios son aquellos que tienen el sello de hijos de Dios. Esto significa que aquellos que no buscan vivir en una relación correcta con Dios no son considerados hijos de Él.

El verso también habla de la importancia de la relación entre los hermanos. El que no ama a sus hermanos no es de Dios, lo que significa que una evidencia clara de que somos hijos de Dios es nuestra bondad hacia los demás. Si queremos ser considerados como los hijos de Dios, debemos vivir en justicia, rectitud y amor.

En conclusión, 1 Juan 3:10 explica que aquellos que viven en justicia, rectitud y amor sonconsiderados los hijos de Dios. Si queremos ser parte de la familia de Dios, entonces debemos::

• Vivir según Sus mandamientos;
• Buscar santidad en nuestras vidas;
• Amarnos los unos a los otros.

¿Qué nos enseña 1 Juan 3 16?

1 Juan 3:16 nos enseña que Dios nos ama. Esto se demuestra al decir que “En esto conocemos el amor, en que Cristo entregó su vida por nosotros; y nosotros debemos entregar la nuestra por los hermanos”. Esto significa que el amor de Dios hacia nosotros fue lo suficientemente grande como para dar a su Hijo para salvar a toda la humanidad. Dios quiere que nosotros también amemos a otros como Él nos ama.

Podemos concluir que 1 Juan 3:16 también nos enseña acerca de:

  • La Responsabilidad: El hecho de que Cristo dio su vida por nosotros significa que tenemos la responsabilidad de servir a nuestro prójimo.
  • El Compromiso: Esta pasaje nos recuerda que debemos amarnos unos a otros, como Dios nos ha amado.
  • La Gratitud: Debemos ser agradecidos con el regalo de salvación que Dios nos dio a través de Cristo y corresponder con un compromiso a servir a otros.

Por lo tanto, podemos ver que 1 Juan 3:16 nos enseña sobre el amor de Dios hacia nosotros, la responsabilidad de servir a nuestro prójimo, el compromiso de amarnos unos a otros como Dios nos ha amado y la gratitud a Dios por el don de la Salvación.

Esto nos recuerda que somos responsables de vivir nuestra vida como un sacrificio y testimonio del amor de Dios, el cual es la verdadera motivación para servir a los demás.

¿Qué quiere decir Juan 5 24?

Juan 5:24 es un versículo de la Biblia que dice: "De cierto, de cierto os digo que el que oye mi palabra y cree en el que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida". Este versículo se encuentra en el Evangelio de Juan, y nos ofrece importantes enseñanzas sobre la misericordia y el amor de Dios.

En primer lugar, este versículo enfatiza que solo a través de la obediencia a los mandamientos de Jesús podemos tener vida eterna. Al oír Sus palabras, debemos practicarlas y creer en el que lo envió, Dios Padre. Esto significa que si somos obedientes a Él, estaremos libres de la condenación eterna y pasaremos de la muerte a la vida.

Además, Juan 5:24 nos muestra que todo aquel que acepte a Cristo como su Salvador personal tendrá vida eterna. Cada vez que nos arrepentimos de nuestros pecados, confesamos nuestras faltas y creemos que Jesús murió por nosotros, recibimos la promesa de una vida eterna con Él.

Por último, este versículo de la Biblia también nos recuerda que siempre confiemos en el Poder de Dios. Aunque podamos fracasar, Él nos sostendrá y nos guiará hacia la vida eterna. Cuando somos obedientes y finalmente entregamos nuestras almas a Dios, Él nos da su gracia y nos purifica.

En definitiva, con Juan 5:24 aprendemos que, al acercarnos a Dios, tendremos vida eterna y seremos liberados de la condenación. Obedecer sus mandamientos, confesar nuestros pecados y creer en su Hijo, Jesucristo, nos ofrecen la alegría de pasar de la muerte a la vida.

Preguntas Relacionadas

¿Cuáles son los principales pasajes bíblicos en los que se explica el motivo por el cual el maligno no toca a los hijos de Dios?

Los hijos de Dios son aquellos que le han entregado su vida y sus corazones a Él. Su blindaje es la palabra de Dios, lo cual les protege del maligno. Los pasajes bíblicos en los que se explica el motivo por el cual el maligno no toca a los hijos de Dios son los siguientes:

  • Salmos 105:15: “No toque para nada a sus escogidos; a sus siervos no los castigue”.
  • Lucas 10:19: “He aquí, yo os doy potestad de hollar sobre serpientes y sobre escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará”.
  • 1 Juan 5:18: “Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado; porque aquella semilla divina permanece en él; pues no puede pecar, porque es nacido de Dios”.

Dios nos instruye a vivir a su lado y advertirnos acerca de las mentiras del enemigo. Estos tres pasajes bíblicos muestran que bajo el amparo de Dios somos invencibles ante los ataques del maligno. La palabra de Dios nos provee un resguardo infalible ante el enemigo y su obra maldita.

Todos aquellos que entregan su corazón y su vida a Dios, quedan protegidos de las asechanzas del diablo.

En el primer pasaje bíblico podemos ver que Dios nos promete que no tocará ni castigará a los escogidos, es decir, aquellos que han aceptado a Jesús como su Salvador y Señor. En el segundo pasaje Dios nos dice que somos capaces de hollar sobre las serpientes y los escorpiones, que son símbolos del maligno. El último pasaje nos indica que si hemos nacido de Dios, vivimos bajo su protección, no podemos caer en el pecado, pues somos guiados y protegidos a través de la presencia de Dios en nuestro vida.

¿Es una protección total contra el maligno la que tienen los hijos de Dios?

En términos generales, los hijos de Dios están protegidos contra el maligno y las acciones perversas que pueda llevar a cabo. Según la Escritura, hay una fe en Cristo que nos recuerda que mantenemos una seguridad eterna bajo el amor de Dios.

A través de su amor y el sacrificio de Jesucristo, tenemos la promesa de una permanencia al lado de Dios para siempre. De hecho, en Juan 10:27-30, Jesús dice:

"Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre."

Esta promesa de protección de parte de Dios, se extiende también a todos aquellos que confían en Él. Dios nunca abandona a sus hijos porque el Señor nos ha llamado a dar testimonio de Su Reino, a entrar en una relación con Él, y mostrar Su amor. No significa que los hijos de Dios no experimenten las consecuencias de las acciones maliciosas de otros o de los ataques del enemigo.

Sin embargo, somos conscientes de que hay una protección especial para aquellos que decidan seguir a Dios. Quienes nos comprometemos con Él y le obedecemos, recibimos bendiciones de su favor como una forma de consuelo durante los momentos difíciles. Estas bendiciones incluyen:

  • Soberanía de Dios: Dios es soberano sobre todas las cosas, y Él es quien posee el control final sobre nuestras vidas. No importa lo que el maligno haga, no podrá tener el control total sobre un hijo de Dios.
  • Paz Divina: En medio de la oscuridad de los ataques del enemigo, Dios nos ofrece la tranquilidad de un refugio seguro.
  • Protector Divino: Dios es el único que puede defender a sus hijos y protegerlos de los ataques del enemigo. Él intercede por nosotros.

Es cierto que los hijos de Dios experimentan pruebas y caminan por caminos difíciles como todos los demás en el mundo, sin embargo, por medio de estas bendiciones, sabemos que Él nos ama y nos protege mientras andamos por ese camino.

Por lo tanto, aunque nunca tendremos una protección total contra el maligno, el Señor nos recuerda constantemente que Él dice: "No temeréis aunque hayáis de pasar por fuego, ni aunque te tragues la espada; porque yo estoy contigo” (Isaías 41:10).

¿Cuál es la naturaleza de la voluntad de Dios para sus hijos y cómo se relaciona con la protección contra el maligno?

La naturaleza de la voluntad de Dios para sus hijos es amorosa, bondadosa y misericordiosa. Nuestro Padre Celestial quiere lo mejor para cada uno de nosotros. Él sabe que somos sus hijos preciosos y desea que vivamos felices, llevando una vida abundante y digna.

Dios quiere que creamos en Él, creemos en Su Palabra y confiemos en Su guía. Él nos da la libertad de elegir nuestro camino, pero también nos envía sus palabras y consejos para que los sigamos. Esto nos asegura que tomemos las mejores decisiones y consigamos los resultados deseados.

Para protegernos del maligno, Dios nos ha dado el poder de realizar Su voluntad. Cuando creamos en el Señor y creamos en Su Palabra, inmediatamente nos protegemos. Jesús nos enseña que debemos resistir al diablo y él huirá de nosotros (Santiago 4:7). Esto significa que, si oramos con fe, obedecemos Su Palabra y buscamos Su guía, estaremos a salvo de las tentaciones del maligno.

Además, Dios también nos promete protección a través de Su Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos acompaña, consuela y guía en todo momento. Él nos fortalece frente a las tentaciones del maligno.

Por último, también contamos con la ayuda de los ángeles de Dios, quienes nos protegen contra el maligno. Éstos nos ayudan a mantenernos alejados del mal.

En resumen, la naturaleza de la voluntad de Dios para sus hijos es amorosa y misericordiosa. Él nos quiere ver felices, por lo que nos da herramientas para protegernos del maligno. Estas herramientas son:

  • Creer en el Señor y en Su Palabra
  • Resistir las tentaciones del maligno
  • Recibir el Espíritu Santo como consuelo y guía
  • Contar con la ayuda de los ángeles de Dios

Cada una de estas herramientas es esencial para llevar una vida de seguridad, bajo los cuidados de Dios Padre.

¿Qué pruebas tenemos de que el maligno realmente no toca a los hijos de Dios?

¿Qué pruebas tenemos de que el maligno realmente no toca a los hijos de Dios?

Jesús consoló a Sus seguidores al decir: "Nadie puede tomar mi vida; yo la entregaré voluntariamente. No tengo miedo a sus ataques ciegos, porque el Padre me hizo invencible". Esta es una clara promesa de que nada malo va a suceder a los hijos de Dios.

El apóstol Juan también nos ofrece una razón para rechazar el temor del enemigo conclusivo. Él escribió: "Y este es el triunfo que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que conquistará el mundo sino aquel que cree que Jesús es el Hijo de Dios?".

La Biblia afirma que el Señor es el guardián de Sus hijos y los protege en medio del peligro. Por ejemplo, el salmista escribió: "Aunque caiga yo en el hoyo, Tú (Dios) me defenderás; Tú extenderás tu mano, y me sacarás de la mugre".

Además, hay varias promesas bíblicas que nos aseguran que el maligno no podrá tocar ni dañar a los hijos de Dios. Un ejemplo es el Salmo 34:7, "Los ángeles de Dios me rodean para defen­derme,
y me librarán de todo mal".

Por último, hay versículos bíblicos que destacan la fe que Dios les da a Sus hijos. El pasaje de la Primera Carta de Juan 5:4-5 dice: "Todo el que cree que Jesús es el Cristo, ha nacido de Dios; y todo el que ama al que lo engendró, ama también al hijo que él engendró. Esta es la manera de saber que amamos a los hijos de Dios: que amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos".

Por estas razones y muchas otras más, tenemos motivos para estar seguros de que el maligno no tocará a los hijos de Dios. Esta es una verdad fundamental de la fe cristiana que nos protege de toda forma de mal.

¿De qué manera pueden los hijos de Dios reforzar su protección contra el maligno?

Como hijos de Dios, podemos reforzar nuestra protección contra el maligno recurriendo a las enseñanzas de la Biblia que nos proveen los pasajes clave para defendernos de los malos deseos. La Palabra de Dios nos dice que Jesús nos dio un mandamiento y una promesa que nos ayudará a resistir al maligno: "Ámense unos a otros como yo los he amado” (Juan 15:12). Además, Dios nos prometió que Él «estará con nosotros para librarnos del mal» (2 Corintios 1:10). Estos versos nos ofrecen la guía para mantener a raya al maligno.

A continuación te presentamos algunas maneras concretas de cómo puedes reforzar tu resistencia al maligno:

  • Lleva una vida de oración constante. Orar de forma regular nos conecta con Dios y nos abre a recibir Su amor y los regalos que nos da para defendernos del maligno. La oración nos ayuda a sentirnos seguros dentro del plan de Dios y a permanecer firmes frente al enemigo.
  • Usa tu fe. Tenemos el privilegio de tener una protección espiritual, un escudo divino. Cuando usamos nuestra fe para creer en Dios y confiar en Él, su poder es como la armadura de Dios que nos salva de todo mal.
  • Manten tu alma en paz. Nuestro cuerpo y alma son vulnerables ante el maligno cuando estamos angustiados o tensos. Por eso es importante que practiquemos la paz interior, buscar la alegría y ser pacientes en momentos difíciles.
  • Ora por aquellos que te rodean. Cuando oramos por los demás, estamos intercediendo por ellos y el maligno no puede aprovecharse de la situación. Oremos para pedirle a Dios Su sabiduría y misericordia para aquellos que nos rodean.
  • Sigue los principios de Dios. Al vivir una vida dirigida por principios divinos, El nos entregará las armas espirituales necesarias para resistir al maligno. Estos principios son dados por Dios para que seamos fuertes a medida que andamos por este mundo.

Cuando sigamos los consejos de Dios, nos volveremos más fuertes y mejores para así enfrentar al maligno. De esta manera, nos aseguraremos de que nuestra protección esté en buen estado y podamos mantener las puertas cerradas al maligno.

Conclusión

Es un hecho incontestable que el Maligno no toca a los hijos de Dios, ya que estos son protegidos por el poder Divino. Esta protección proviene de la promesa que Jesús hizo a sus seguidores en Mateo 16:18: "Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella".

Por esta razón, el maligno no tiene poder sobre los hijos de Dios. Los cristianos verdaderamente comprometidos con Dios gozan de esta protección y seguridad, porque Dios les otorgó su gracia y misericordia.

Además, los hijos de Dios están cubiertos por la manto de la fe, el amor y la espiritualidad que brota de su adhesión a la Palabra de Dios. De esta forma, el Espíritu Santo los viste con la armadura de Dios, la cual los cubre de la influencia adversa del Maligno. Esta armadura es conformada por la justicia, la verdad, la fe, el bien y la salvación que provienen del amor de Dios, el cual les concede:

  • El poder para resistir la tentación del maligno
  • La fuerza para sobreponerse al pecado
  • Las gracias suficientes para vencer los anhelos de la carne
  • La bendición de la paz y la verdad
  • La esperanza de la vida eterna

Por estas razones, concluimos que el maligno no toca a los hijos de Dios, sino que la protección de ellos viene de la mano de Dios. Esta seguridad es obtenida, no solo a través de la fe, sino también a través de la oración, el estudio de la Biblia y el obedecer los mandamientos de Dios. Los hijos de Dios tienen un lugar seguro entre los brazos de Dios, donde el maligno no puede penetrar.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Por Qué El Maligno No Toca A Los Hijos De Dios?. puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más