Mi Identidad En Cristo Jesús: Cómo La Biblia Define Quién Eres.

La Biblia dice mucho sobre quién eres. Dice que eres precioso a los ojos de Dios (Col. 3:12), un hijo de Dios (Jn. 1:12), escogido para hacer las obras buenas que Dios preparó de antemano (Ef. 2:10), santificado (1 Cor. 6:11) y lleno del Espíritu Santo (Ef. 5:18).

Índice de Contenido
  1. ¡por Fin La Verdad! ¡el Traductor De La Biblia Del Vaticano Revela Información Que Lo Cambia Todo!
  2. Respuesta judía a un pastor (por qué los judíos no creemos en Jesús)
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Quién soy yo según la Biblia?
    2. ¿Cuál es mi propósito en la vida?
    3. ¿Cómo puedo saber que soy un hijo/a de Dios?
    4. ¿Qué significa que Jesús me haya comprado con su sangre?
  4. Conclusión

¡por Fin La Verdad! ¡el Traductor De La Biblia Del Vaticano Revela Información Que Lo Cambia Todo!

Respuesta judía a un pastor (por qué los judíos no creemos en Jesús)

Preguntas Relacionadas

¿Quién soy yo según la Biblia?

La Biblia es clara acerca de quiénes somos. Somos seres humanos, creados a imagen de Dios (Génesis 1:27). Somos pecadores, separados de Dios por nuestro pecado (Isaías 59:2). Y somos salvos por gracia, a través de la fe en Jesucristo (Efesios 2:8-9).

La pregunta “¿Quién soy yo?” es una pregunta que todos nos hacemos. Y la respuesta que la Biblia da es muy importante. Somos seres humanos, creados a imagen de Dios. Esto significa que somos valiosos y dignos de amor.

Somos pecadores, separados de Dios por nuestro pecado. Esto significa que necesitamos del perdón de Dios. Y somos salvos por gracia, a través de la fe en Jesucristo. Esto significa que tenemos una relación personal con Dios, gracias a la obra de Cristo.

Entendiendo esto, podemos responder a la pregunta de quiénes somos de una manera más completa. Somos seres humanos, creados a imagen de Dios, pero también somos amados por Dios, a pesar de nuestro pecado. Y somos salvos, no por nuestras propias acciones, sino por la gracia de Dios. Esto es lo que nos hace quiénes somos.

¿Cuál es mi propósito en la vida?

Esa es la pregunta más importante que debemos hacernos. Debemos descubrir nuestro propósito en la vida, ya que esto nos guiará a tomar las mejores decisiones y nos permitirá vivir una vida plena y significativa.

Dios nos ha dado un propósito para nuestras vidas. Él nos ha creado a su imagen y nos ha llamado a seguirle y servirle. Debemos buscarlo activamente, ya que es nuestro Padre Celestial y él quiere que tengamos una relación personal con él.

Una vez que hayamos encontrado nuestro propósito en la vida, es importante llevarlo a cabo de la mejor manera posible. Debemos buscar la sabiduría de Dios y pedirle que nos guíe en todo lo que hagamos. Luego, debemos trabajar diligentemente para alcanzar nuestras metas y cumplir nuestro propósito.

Si realmente queremos vivir una vida plena y significativa, debemos descubrir nuestro propósito en la vida y seguir los planes que Dios tiene para nosotros. Si lo hacemos, podemos estar seguros de que nuestras vidas tendrán un verdadero propósito y serán llenas de bendición.

¿Cómo puedo saber que soy un hijo/a de Dios?

Hay muchas formas en que podemos saber si somos hijos de Dios. Una de las formas más obvias es mirar nuestras actitudes y acciones. Si estamos viviendo de una manera que agrada a Dios y estamos siguiendo Sus mandamientos, entonces podemos estar seguros de que somos hijos de Dios.

Otra forma de saber si somos hijos de Dios es mediante el Espíritu Santo. Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador, el Espíritu Santo viene a habitar en nosotros. Y él nos da la certeza de que somos hijos de Dios.

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.” - Romanos 8:14

Otra forma de saber si somos hijos de Dios es por la paz que experimentamos. Jesús mismo dijo que podríamos reconocer a sus seguidores por la paz que experimentaríamos.

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos para con los otros.” - Juan 13:35

¿Qué significa que Jesús me haya comprado con su sangre?

Jesús me compró con su sangre, para que yo fuera libre. Él derramó su sangre por mí, para que pudiera tener vida eterna. Jesús dio su vida por mí, para que yo no tenga que vivir en el pecado. En lugar de vivir en el pecado, ahora vivo en santidad. Dios ha perdonado todos mis pecados, y me ha dado una nueva vida en Cristo Jesús.

Conclusión

La Biblia nos dice que somos hijos e hijas de Dios (Juan 1:12-13), herederos de Dios y coherederos con Cristo (Romanos 8:17), ciudadanos del reino de los cielos (Filipenses 3:20), y templos del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20).

Estas son sólo algunas de las maneras en que la Biblia nos define. Como hijos e hijas de Dios, somos amados incondicionalmente por Él y tenemos una relación personal con Él. Como herederos, hemos sido adoptados en su familia y recibimos todos los beneficios de pertenecer a ella.

Como ciudadanos del reino de los cielos, vivimos en Su reino y nuestra lealtad está a Él. Y como templos del Espíritu Santo, somos habitados por Su Espíritu y usados ​​por Él para Su propósito.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Mi Identidad En Cristo Jesús: Cómo La Biblia Define Quién Eres. puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

Avatar De Ronald Padron

Ronald Padron

Licenciado en Comunicación Social, Redactor Web y Editor de Textos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más