¿La Preexistencia De Jesús Está Respaldada Por La Biblia?.

Si se trata de la preexistencia de Jesús, entonces la respuesta es que sí, está respaldada por la Biblia. Esto también se conoce como "La Doctrina de la Preexistencia". Esta doctrina indica que antes de nacer en un cuerpo humano, el Señor Jesús existía como Dios, el Hijo de Dios. A lo largo de la Biblia hay muchos versículos que hablan de la preexistencia de Cristo:

Génesis 1:26: "Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra."

Salmos 40:7-8: "Sacrificio y ofrenda no quisiste, Mas me abriste el oído; holocausto y expiación no has demandado. Entonces dije: He aquí, yo vengo; En el rollo del libro está escrito de mí."

Hebreos 10:5-7: "Porque cuando trajo al mundo al Único Hijo de Dios, dijo: No quieras sacrificios ni ofrendas, sino que prepárame un cuerpo. Y luego: ¡Aquí estoy, Oh Dios! Yo vengo para hacer tu voluntad, como está escrito en el rollo del libro."

Estos versículos apuntan directamente hacia la preexistencia de Jesús, ya que nos hablan de que Jesús formó parte de los planes de Dios desde el principio. Otros pasajes importantes son:

Juan 8:58: "Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy."

Proverbios 8:22-23: "El SEÑOR me poseyó al principio de Sus caminos, antes de Sus obras más antiguas. Desde la eternidad, fui constituida; desde el principio, antes de la tierra."

Colosenses 1:15-17: "El es la imagen misma del Dios invisible, el primogénito de toda creación; Porque en él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, sean dominios, sean principados o autoridades; todas las cosas fueron creadas por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten."

Todos estos versículos muestran claramente que Jesús existía antes de su nacimiento. Él era Dios antes de venir al mundo en forma de hombre. Fue el Hijo de Dios "desde la eternidad", el cual fue "poseído" desde el principio, como dice Proverbios 8.

Estas iglesias que creen y enseñan la Doctrina de la Preexistencia son un recordatorio de lo que Jesús es, y que Él siempre estuvo junto al Padre.

En conclusión, la Biblia respalda sin duda la preexistencia de Jesús. Esto se refleja en muchos versículos del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento. Dios nos dio un regalo precioso en la persona de Su Hijo, quien fue nombrado Señor antes de tiempo, y enviado al mundo para cumplir con un propósito divino.

Índice de Contenido
  1. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cómo se evidencia en la Biblia que Jesús existió antes de su nacimiento humano?
    2. ¿Qué versículos bíblicos indican que Jesús fue el Hijo de Dios desde antes de su creación?
    3. ¿Qué papel cumple la preexistencia de Jesús para la vida de los creyentes?
    4. ¿Qué relación hay entre la preexistencia de Jesús y su misión como Salvador?
    5. ¿Qué implicaciones prácticas tiene para nosotros reconocer la preexistencia de Jesús?
  2. Conclusión

Preguntas Relacionadas

¿Cómo se evidencia en la Biblia que Jesús existió antes de su nacimiento humano?

La Biblia nos ofrece innumerables pruebas de la existencia de Jesús antes de su nacimiento humano. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias proféticas que apuntan a la venida del Mesías, así como a su vida, muerte y resurrección.

Además, también existen convicción vivida por algunos personajes bíblicos acerca de la existencia de un Dios superior que se manifestaría en la Tierra.

Por ejemplo, en Génesis 3:15 se escribe “Y pongo enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el talón". Éste versículo es una referencia a la futura lucha entre el Mesías y Satanás para salvar a la humanidad.

Además, también hay referencias recurrentes en los Salmos que describen la incansable misericordia y bondad de Dios. En estos pasajes, se habla de un Salvador que vendrá para traer consuelo, justicia y amor a los afligidos, lo cual no puede referirse a nadie excepto a Jesús.

También hay numerosos pasajes en los libros proféticos en los que el Mesías es descrito detalladamente como el Hijo Unigénito de Dios. Por ejemplo:

  • Isaías 9:6: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz".
  • Miqueas 5:2: “Y tú, Belén Efrata, pequeña para ser entre las familias de Judá, de ti me vendrá el que se ha de regir en Israel; cuyo origen es de antiguo, desde los días de la eternidad".
  • Salmo 2:7: “Yo, el Señor, he dicho: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy”.

Estos pasajes nos ayudan a comprender que Jesús era mucho más que un simple hombre y que, en realidad, fue engendrado por Dios antes de tomar forma humana. La Biblia confirma esto al reseñar la profunda relación entre Dios el Padre y Jesucristo, que prueba claramente su existencia y actividad divinas anteriores a su nacimiento humano.

¿Qué versículos bíblicos indican que Jesús fue el Hijo de Dios desde antes de su creación?

La Biblia nos ha revelado que Jesús fue el Hijo de Dios desde antes de su creación. Los versículos bíblicos que nos indican esto son los siguientes:

  • Juan 1:1: "En el principio existía la Palabra, y esa Palabra estaba con Dios, y esa Palabra era Dios." Esto confirma que Jesús no sólo fue creado por Dios, sino que Él existía antes de su creación.
  • Colosenses 1:15-17: "Él es la imagen visible del Dios invisible, el primogénito de toda la creación, porque en él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominaciones, principados, poderes. Todo fue creado por medio de él y para él. Él es ante todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten." Esto nos muestra claramente que Jesús era la primera criatura creada por Dios.
  • Hebreos 1:8: "Pero del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, permanecerá para siempre, y tu reinado tiene el sello de la justicia." Esto nos dice que Jesús no fue creado como otros seres humanos, sino que fue el Hijo de Dios desde la eternidad.

Estos versículos bíblicos nos demuestran que Jesús siempre fue el Hijo de Dios, desde antes de su creación. Él era el primogénito de la creación y la primera criatura que Dios creó. Él fue creado por Dios y para Dios, y es el Único que permanece hasta la eternidad al lado de Dios.

¿Qué papel cumple la preexistencia de Jesús para la vida de los creyentes?

La preexistencia de Jesús es fundamental para la vida de los creyentes, ya que señala su relación con Dios como el hijo eterno y el mesías prometido de Israel. Esta verdad se encuentra en la Biblia. Jesús es Dios en carne humana. Esto significa que existió antes de ser concebido por el Espíritu Santo en María.

El propósito de la preexistencia de Jesús es dar una mayor profundidad a nuestro entendimiento de la santidad y el amor de Dios. La preexistencia de Jesús nos enseña que Él no fue creado, sino que siempre ha existido. Esto nos ayuda a entender mejor la magnitud del amor de Dios y su compromiso con nosotros.

Además, la preexistencia de Jesús confirma que Él fue elegido para cumplir la misión de rescatar a la humanidad del pecado, reconciliándonos con Dios y devolviéndonos la salvación y la vida eterna. El hecho de que Jesús existiera antes de nacer como hombre, muestra que Él es más que un simple hombre, sino el Hijo Eterno de Dios, quien fue enviado para traer la luz del evangelio hasta nosotros.

Esta verdad nos ayuda a ver a Jesús como una persona única e irreemplazable, con una identidad y un propósito definidos desde la eternidad. Por esta razón, como creyentes, tenemos la responsabilidad de:

  • Confiar en que Cristo viene de la gloria de Dios, y es una persona divina.
  • Aceptar que Él fue el Cordero Inmolado en la cruz para que nosotros seamos salvos.
  • Caminar de acuerdo al camino de Dios, ya que Él es el camino, la verdad y la vida.
  • Amar a Jesús como Señor y Salvador.
  • Servir y obedecer a Jesús como el Rey de reyes y Señor de señores.

En definitiva, la preexistencia de Jesús es fundamental para la vida de los creyentes. Nos ayuda a entender mejor la santidad y el amor de Dios, nos recuerda el propósito de Cristo de redimirnos del pecado, y nos motiva a honrar a Jesús como nuestro Señor y Salvador.

¿Qué relación hay entre la preexistencia de Jesús y su misión como Salvador?

La preexistencia de Jesús es un concepto fundamental en la doctrina Cristiana, ya que está íntimamente relacionada con su misión como Salvador. Esto fue declarado por Jesús mismo cuando dijo: “Yo antes que Abraham fuí” (Juan 8:58).

Esto demostró que existía antes que Abraham, lo cual significaba que era más viejo que los profetas de Israel y que venía de una edad perdida pasada. Además, comprendiendo esto, los Cristianos entendemos que Jesús era un ser único y divino que existía desde antes de la creación, al igual que su Padre Dios.

Esto demuestra que desde que se decretó su misión, el propósito de Jesús era el de proporcionar un salvador para la humanidad.

Además, nos damos cuenta de que Jesús no solamente tenía la intención de salvarnos, sino también de enseñarnos un nuevo modo de vida. La preexistencia de Jesús es la prueba de que Dios había planeado, antes de la creación, el camino de la fe Cristiana.

Esto demuestra que su misión como Salvador no solo sería un sacrificio por los pecados, sino una ofrenda por la eternidad. Es por esto que Jesús nos invitó a seguirlo, ya que el es la vía hacia el Reino Celestial.

Las Escrituras dan testimonio sobre la preexistencia de Jesús y aquí hay formas en las cuales podemos ver la relación entre la preexistencia de Jesús y su misión como Salvador:

  • Jesús fue ungido como el Mesías antes de la creación (1 Pedro 1:20)
  • El Señor lo había escogido como la ofrenda para limpiar nuestra iniquidad (Isaías 53:6)
  • Jesús fue enviado desde lo alto para reconciliarnos con Dios (Juan 3:16)
  • Jesús habló mucho del Reino de los Cielos (Mateo 4:17)

En conclusión, la preexistencia de Jesús y su misión como Salvador están íntimamente relacionadas. El fue el Cordero de Dios, el cual fue enviado a salvar a su pueblo de los pecados. Además, él nos invitó a seguirlo hacia el Reino Celestial.

De esta forma, al confiar en él y confiar en su Palabra, somos salvos por la gracia de Dios a través de Nuestro Señor Jesucristo.

¿Qué implicaciones prácticas tiene para nosotros reconocer la preexistencia de Jesús?

La preexistencia de Jesús es una característica importante del cristianismo, que nos ayuda a entender la naturaleza divina de Jesucristo. Este concepto tiene implicaciones prácticas en el modo en que vivimos como creyentes. A continuación se explicarán algunas de ellas:

Aceptar la salvación de Cristo. Al reconocer la preexistencia de Jesús, podemos aceptar Su don de salvación. Esto significa que Él murió por nuestros pecados y Su sacrificio nos da la posibilidad de entrar en el Reino de los Cielos.

Trabajar por el Rey. Al reconocer que Jesús existía antes de venir a la tierra como establecido en la Biblia, podemos trabajar para el Señor y extender Su reino aquí en la Tierra. Esto significa llevar Su mensaje de amor y compasión a todos los lugares, así como también servir a los demás.

Vivir una vida santa. Al saber que Cristo existía antes de venir a la Tierra, también sabemos que debemos vivir una vida santa en la Tierra. Esto significa honrar a Dios con nuestras acciones, orar diariamente y amar a los demás con el mismo amor que Dios nos ha mostrado a través de Cristo.

Esperanzas eternas. Al recordar que Jesús existía antes de venir a la Tierra, también podemos recordar y creer que debe existir una vida después de la muerte. Esto nos ofrece una esperanza eterna, al saber que existen cosas más allá de lo que podemos ver aquí en la Tierra.

En última instancia, al reconocer la preexistencia de Jesús, destaca la importancia de nuestra fe en el Señor y nos recuerda que debemos vivir de acuerdo a Sus mandamientos. Esto nos permite reflejar el poder de la gracia de Dios a través de nuestras acciones y experiencias en la Tierra.

Conclusión

La preexistencia de Jesús está profundamente respaldada por la Biblia a través de varios pasajes que hablan sobre su identidad como Hijo de Dios desde antes de su nacimiento terrenal. Las Escrituras nos recuerdan que Dios escogió a Jesucristo antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4) y que él fue el Creador de todas las cosas (Juan 1:3).

Jesús también es descrito de forma particular como "el príncipe de eternidad" (Salmo 93:2) y como aquel que existía antes de que Abraham viniera a ser (Juan 8:58), lo cual demuestra su preexistencia.

Así mismo, en varias ocasiones Jesús mismo habla de sí mismo como el que siempre ha estado con el Padre (Juan 3:13; 17:5; 6:62). Por todos estos pasajes podemos ver claramente que la Biblia nos respalda la pre-existencia de Jesús.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿La Preexistencia De Jesús Está Respaldada Por La Biblia?. puedes visitar la categoría Respuestas Cristianas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más