La Arrogancia Según La Biblia..

La arrogancia ha existido desde los tiempos antiguos y es algo que se menciona varias veces en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. La Biblia nos da una luz de verdad acerca de cómo nosotros como personas no debemos comportarnos arrogantemente.

Proverbios 8:13 dice: “La sabiduría del prudente es entender su camino, Mas la necedad de los necios es engaño”. (RVR1960). Esto nos muestra que la gente arrogante es aquella que pierde su camino, olvida de quién fue hecho y sigue a sus propios deseos y pasiones. Esta persona es ignorante de la verdad de Dios y cree que sus caminos son los mejores, temiendo a nadie más que a sí misma.

Romanos 12:3 nos dice: "Por la gracia que me ha sido dada, digo a cada uno de ustedes que no tenga opiniones más altas de lo que debe pensar, sino que piense con humildad, según la medida de fe que Dios ha repartido a cada uno". (NVI). Aquí, estamos siendo exhortados a evitar todas las actitudes y pensamientos arrogantes. Esto significa no pensar más alto de lo que corresponde y por lo tanto, no pensar más alto de nosotros mismos; sino más bien, vivir con humildad.

Tito 3:2 dice: “Habla con palabras templadas, evitando la palabrería y la crítica; no seas arrogantes ni provoques contiendas innecesarias”. (NVI). Esto significa que debemos evitar las palabras orgullosas, las contiendas y la crítica exagerada. Nuestras palabras no deberían ser más altas que lo que realmente somos, ya que esto nos hace una persona arrogante.

En conclusión, la Biblia nos exhorta a vivir una vida humilde y evitar cualquier actitud arrogante. La arrogancia tiene como resultado el pecado, y podemos evitarlo mediante:

  • Obedeciendo a la Palabra de Dios.
  • No teniendo opiniones más altas de lo que deberíamos.
  • Evitando el orgullo y la crítica exagerada.
  • Viviendo una vida humilde y dando gloria a Dios.

Siguiendo los consejos de la Biblia, podemos evitar los problemas que la arrogancia nos puede traer y buscar la sabiduría de Dios para vivir una vida piadosa.

Índice de Contenido
  1. Definición de ARROGANCIA ¿Que Significa?
  2. Dios aborrece la arrogancia y el orgullo - Reflex 4.Julio.2017
  3. ¿Qué es la arrogancia según la Biblia?
  4. ¿Que hay detrás de una persona arrogante?
  5. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cuál es el impacto de la arrogancia según las Escrituras?
    2. ¿Cómo se menciona a los arrogantes en la Biblia?
    3. ¿Qué dice la Biblia sobre la orgullosa lucha por el honor?
    4. ¿Cuáles son los principales problemas asociados a la arrogancia según la Biblia?
    5. ¿Qué clase de actitud nos invita la Biblia a tener con respecto a los arrogantes?
  6. Conclusión

Definición de ARROGANCIA ¿Que Significa?

Dios aborrece la arrogancia y el orgullo - Reflex 4.Julio.2017

¿Qué es la arrogancia según la Biblia?

La arrogancia es un problema de mucha gravedad en la vida cristiana, que según la Biblia, lleva a la desobediencia y a la deshonra. La Palabra de Dios es clara al ver la arrogancia como una señal de orgullo, el pecado básico con que Dios se opone.

La arrogancia es el orgullo excesivo y un pensamiento que induce a mirar con supremacía a los demás. Se trata de una actitud menospreciadora hacia los demás, causada por un sentimiento de superioridad desmedido que afecta tanto el trato con los demás, como la relación con Dios.

La Biblia nos dice que la arrogancia puede ser fatal para los que buscan la salvación. El salmista Asaf escribió: "¿No fueron derribados los soberbios de su trono? ¡Fuiste tú quien los humilló!" (Salmo 73:18). Vemos aquí que Dios no tolera la arrogancia y la humilla.

La Biblia enumera una serie de ejemplos de arrogancia, donde de manera clara señala la necesidad de evitarla. Aquí un listado con algunos de los pasajes bíblicos que mencionan la arrogancia:

  • Job 21:3-4
  • Proverbios 8:13
  • Proverbios 16:18-19
  • Proverbios 21:24
  • Romanos 1:30
  • 2 Corintios 10:12
  • Efesios 2:2
  • 1 Timoteo 6:17
  • Santiago 4:16
  • 1 Pedro 5:5

Todos estos pasajes nos enseñan que la arrogancia es una actitud descuidada que lleva a la desobediencia, a la ira y al egoísmo, apartándonos del camino que Dios ha marcado para nuestra vida.

Como cristianos, debemos recordar que nos amó primero Dios, y que nuestro Señor Jesucristo nos enseñó a andar como él mismo caminó. Debemos tener humildad para admitir nuestros errores y reconocer la grandeza y los propósitos de Dios para nuestras vidas. Es un camino de buena suerte el que él nos ha preparado, y para lograrlo no existen shortcuts. Humillarse a sí mismo es el verdadero signo de grandeza para el cristiano.

¿Que hay detrás de una persona arrogante?

Una persona arrogante es aquella que se sienten mejor que los demás, creen ser superior e infravalorar a los demás. Es cierto que a veces pueden lograr grandes resultados, pero también debemos comprender lo que hay detrás de esta actitud. Muchas veces hay algo más que la fachada arrogante.

Cuando conocemos a una persona arrogante descubriremos que hay varias cosas tras ese comportamiento. La primera es el miedo. Aunque no lo demuestren, muchas veces hay un profundo recelo de los demás y un temor de no ser suficiente para lograr el éxito. Esta actitud de superioridad es una forma de ocultar su vulnerabilidad.

Otra cosa que podemos encontrar detrás de una persona arrogante es la inseguridad. Muchas veces la actitud intimidante es el resultado de una baja autoestima. Las personas inseguras sienten que no pueden hacerlo bien y por eso recurren a una conducta prepotente. Esto no solo les afecta en su relación con los demás, sino también a la hora de tomar decisiones.

También hay una falta de empatía detrás del comportamiento arrogante. Esta persona no entiende que los demás también tienen razones para estar en desacuerdo con ellos y tienden a ver a los demás como inferiores y a momentos como retos a su poder. Algunas veces también queda clara una falta de habilidades sociales, como la capacidad de escuchar y respetar a otros.

Por último, una persona arrogante suele tener pocas habilidades de liderazgo. Estas personas son autoritarias en lugar de líderes, no tienen el don de organizar y motivar a otros. Lo único que suelen hacer es mandar y exigir.

Preguntas Relacionadas

¿Cuál es el impacto de la arrogancia según las Escrituras?

La arrogancia según las Escrituras: La arrogancia es un mal maligno que está prohibido por Dios. Las Escrituras enfatizan su malignidad y las consecuencias que conlleva su adopción como forma de vida. La Biblia deja en claro que la arrogancia es una actitud maliciosa y aborrecida por Dios, y aquellos que siguen este camino no experimentarán el favor de Dios.

Impacto negativo de la arrogancia: El impacto negativo de la arrogancia según las Escrituras es muy claro. La arrogancia aumenta el orgullo, lo cual son dos cosas que Dios detesta profundamente. Además, la arrogancia afecta la buena relación de una persona con Dios y con los demás. Esto significa que aquellos que toman orgullosamente decisiones y viven sus vidas sin considerar a Dios o su prójimo están en riesgo de sufrir graves consecuencias.

Consejos bíblicos para las personas que desean evitar la arrogancia:

  • Humillarse ante Dios. La humildad es imprescindible para aquellos que desean amar a Dios de todo corazón.
  • Anhelar el conocimiento de Dios. Tome tiempo para leer Su Palabra para entender Su voluntad y Su poder.
  • Vivir en la luz. Dios nos ha capacitado para ser luces en este mundo oscuro. Esto significa vivir una vida virtuosa y santa ante Él.
  • Buscar justicia. Es importante buscar la sabiduría y la comprensión de Dios para actuar correctamente.
  • Servir a los demás. Sea ejemplo de humildad y amabilidad para los demás y honre a aquellos que no tienen voz.

La arrogancia es un pecado terrible que es odioso para Dios. Por lo tanto, es importante que evitemos el orgullo y trabajemos juntos para vivir una vida libre de arrogancia. Si seguimos los consejos bíblicos, nos ayudarán a estar libres de los efectos nocivos de la arrogancia.

¿Cómo se menciona a los arrogantes en la Biblia?

La Biblia nos habla claramente de los arrogantes y del peligro que conlleva el ser orgulloso. En el Salmo 18:27 dice: “Tú separas a los soberbios con su orgullo propio; contigo derribarás al poderoso”. Esto nos enseña que la arrogancia y el orgullo son actitudes contrarias a la voluntad de Dios.

Además, cuando leemos Proverbios 8:13, nos enteramos de que el Señor considera los arrogantes como abominables. Este versículo nos dice: “Los temerarios me repugnan; no me acercaré a los arrogantes”. En esta porción se evidencia el profundo desprecio que Dios tiene hacia los soberbios.

Por otra parte, también podemos encontrar una luz de esperanza para aquellos que caen en la arrogancia. Romanos 12:3 nos exhorta: “No tengáis más alto concepto de vosotros mismos de lo que conviene, sino tened el sentido de estimación propio que conviene, teniendo cada uno la medida de fe que Dios repartió”. Esto nos demuestra que, gracias a la fe, somos capaces de erradicar el orgullo de nuestro corazón.

Resumiendo, la Biblia nos llama a evitar el comportamiento arrogante para luego cambiarlo por el que glorifica a Dios. A continuación te presentamos un resumen de lo que la Palabra de Dios dice sobre los arrogantes:

  • Salmo 18:27: Tú separas a los soberbios con su orgullo propio; contigo derribarás al poderoso
  • Proverbios 8:13: Los temerarios me repugnan; no me acercaré a los arrogantes
  • Romanos 12:3: No tengáis más alto concepto de vosotros mismos de lo que conviene

Desde luego, para evitar caer en la arrogancia, la mejor opción es mantener una relación íntima con Dios, pues Él nos enseñará el camino a la humildad.

¿Qué dice la Biblia sobre la orgullosa lucha por el honor?

La Biblia nos enseña acerca de la lucha orgullosa por el honor. Está claro que, como cristianos, no debemos buscar la gloria o el reconocimiento de los demás, ya que toda nuestra alegría y satisfacción deben venir directamente del Señor. Sin embargo, la Biblia también nos da instrucciones sobre cómo vivir de manera honorable para agradar a Dios.

Proverbios 25:27: "Como un huerto de hierro, así es el que conserva su honra". Este versículo nos recuerda que el honor se gana combatiendo con orgullo y determinación. Por lo tanto, debemos procurar hacer lo correcto aun a costa de ser despreciados por otros.

1 Pedro 3:13-14: "No sean insolentes ni tengan palabras arrogante, sino más bien mostren un espíritu sumiso entre los demás. Porque de nada les sirve resistir si alguien los maltrata. Antes bien, siempre traten como buenos cristianos, para que aquellos que dicen malas cosas de ustedes, al ver su buen comportamiento, se avergüencen y callen". Aquí vemos que, en lugar de impulsarnos a combatir por el honor y la gloria, la Escritura nos exhorta a darnos a conocer con nuestro buen comportamiento.

Mateo 5:11-12: "Bienaventurados seréis cuando por causa de mí, los injurien, los perseguyan y digan toda clase de mal contra vosotros. Gozaos y alegraos, porque vuestro premio es grande en los cielos; porque de esta manera persiguieron a los profetas que hubo antes de vosotros". Este pasaje nos alienta a permanecer fieles al Evangelio a pesar de las críticas y el desprecio, ya que somos recompensados por ello en el cielo.

En resumen, la Biblia nos enseña que debemos tener orgullo al luchar por el bien, y esforzarnos por ganar respeto, honra y gloria a través de nuestro buen comportamiento y disciplina. Los creyentes honestos serán premiados por el Señor por seguir Sus sagrados mandamientos.

  • Respetemos el honor de los demás como si fuera el nuestro.
  • Luchar por ser honorables sin la búsqueda de gloria.
  • Mantener nuestro comportamiento saludable para obtener la aprobación de Dios.
  • Ser honrados y mantener nuestra integridad.
  • No resistirnos al mal que nos suceda, sino presentar una actitud sumisa para agradar a Dios.
  • Seguir firmes a pesar de las burlas y el rechazo.
  • Recibir la recompensa del Señor por ser fieles.

¿Cuáles son los principales problemas asociados a la arrogancia según la Biblia?

La Biblia nos enseña que la arrogancia es un grave problema para el creyente, pues significa actitudes y comportamientos que rechazan la dirección de Dios. Según Proverbios 16:18 -"Orgullo va delante de la destrucción; y la soberbia delante de la caída"- podemos ver claramente el peligro que conlleva el orgullo. Cuando una persona elige seguir su camino, sus propias ideas, está transgrediendo la voluntad de Dios y debilitando su relación personal con él. Algunos de los principales problemas asociados a la arrogancia son:

  • Desobediencia: La arrogancia nos lleva a desobedecer las órdenes de Dios por el simple hecho de "querer hacer las cosas a nuestra manera".
  • Egoísmo: La soberbia favorece el egocentrismo y nos impide compartir con los demás. Esto por supuesto aleja de la voluntad divina para nuestras vidas.
  • Separación: El orgullo nos separa tanto de Dios como de otros, lo que nos impide enfocar nuestra atención en el verdadero objetivo.
  • Arrogancia: La arrogancia nos aleja de la confianza en Dios, pues pensamos que somos los responsables de todos nuestros logros y éxitos, olvidando el papel de la mano divina en nuestras vidas.
  • Autosuficiencia: Esta es una manifiestación directa de la soberbia, pues en lugar de acudir a Dios para obtener ayuda, preferimos sentirnos autosuficientes.

Por último, es necesario destacar que el orgullo no solamente causa graves problemas en nuestras vidas personales, sino que también afecta nuestra relación con los demás. De hecho, la Biblia nos dice: "Porque donde hay envidia y contienda, allí hay perturbación y toda obra perversa" (Santiago 3:16).

Es evidente que la arrogancia aleja al cristiano de la voluntad de Dios, y se refleja en la forma en que vivimos nuestras vidas. Por ello, es importante reconocer los problemas que la arrogancia trae consigo y buscar la forma de vencerla en nuestro diario vivir.

¿Qué clase de actitud nos invita la Biblia a tener con respecto a los arrogantes?

La Biblia nos invita a tener una actitud paciente y amorosa con los arrogantes. Según la Escritura, "el orgulloso es la cima de la locura" (Proverbios 21:24), por lo tanto, debemos entender que el problema de los arrogantes no está en nosotros sino en ellos. Usar la comunión fraterna establecida por Dios como medio de mostrarles amabilidad y respeto es sin duda la mejor forma de hacer frente a la arrogancia.

Debemos recordar nuestra propia fragilidad y humildad, y aprender que no somos dueños ni dueños de la verdad. Debemos tratar con paciencia y compasión a aquellos que son orgullosos, con suavidad y deferencia. Esto incluye escucharlos con simpatía e intentar entender el punto de vista del otro.

También es importante no devolver insultos o palabras de desprecio cuando alguien se muestre arrogante. La Biblia nos instruye a "no responder al necio conforme a su necedad" (Proverbios 26:4). Al mismo tiempo, también debe evitarse el juego de la “competencia de orgullo”, en el que las personas se van superando una a la otra con más y más afirmaciones extremas.

Finalmente, invocar la ayuda de Dios para nosotros mismos es una excelente forma de enfrentar la arrogancia. No juzgamos ni condenamos, sino que dejamos que Dios dirija nuestros corazones y le pedimos que nos dé la sabiduría y el amor que necesitamos para reaccionar de la manera correcta.

Conclusión

El orgullo y la arrogancia son pecados condenados en la Biblia. La Escritura subraya claramente que el orgullo es algo abominable a los ojos de Dios. Algunos versículos bíblicos que hablan contra la arrogancia incluyen: "Los insolentes tienen sus deseos insaciables, pero los justos se proveerán de lo que necesitan" (Proverbios 13:15). "No seas arrogante, sino temer a Jehová tu Dios, para que puedas vivir" (Deuteronomio 8:6).

Es fácil caer en la trampa del orgullo, especialmente cuando nos sentimos satisfechos con nuestra situación o cuando realizamos logros importantes. Pero debemos recordar que nada de lo que hacemos, ninguna de nuestras posesiones, ni ninguna de nuestras relaciones significan nada sin Dios, por lo cual debemos evitar ser tan arrogantes como para estar por encima de Él porque todo lo que somos y tenemos proviene de Él.

En conclusión, la Biblia advierte claramente a la humanidad contra los riesgos de la arrogancia. El orgullo es un pecado abominable a los ojos de Dios y los escritores sagrados nos ofrecen varios consejos e instrucciones para resistir la tentación de la arrogancia y el orgullo. Debemos recordar que todos somos igual ante Dios y temerle al Señor, para que podamos vivir según Sus mandamientos y su Voluntad.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Arrogancia Según La Biblia.. puedes visitar la categoría Respuestas Cristianas.

Avatar De Ronald Padron

Ronald Padron

Licenciado en Comunicación Social, Redactor Web y Editor de Textos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más