Estudiando El Libro De Eclesiastés: Capítulo 2.

El Libro de Eclesiastés es uno de los Libros de la Biblia, escrito por el Rey Salomón. En la segunda parte de este libro se presentan algunos de los principios para vivir una vida feliz y significativa empleando un lenguaje simple y directo. El capítulo 2 es una prueba fehaciente de ello.

En este capítulo Salomón describe la vista que tuvo de su propia vida; dice que experimentó todo lo que la vida ofrece en riquezas, trabajo, diversiones y distracciones. Tras un exhaustivo análisis, Salomón concluyó que todo está lleno de vanidad. Esto no quiere decir que despreciara los placeres de la vida, simplemente entendió que al final de cuentas, nada de lo establecido en la tierra tiene un verdadero valor.

Los versículos 1-3 muestran el resultado de esta pesquisa: “Puse mi corazón a buscar y explorar con sabiduría todo lo relacionado con las actividades humanas debajo del cielo. Ésta es la tarea a la que Dios nos ha sometido. Yo descubrí que todo es vanidad y aflicción de espíritu”. Esto claramente indica el hecho de que todo lo que hacemos sin tener en cuenta a Dios, es vano, resulta insuficiente e incluso en ocasiones cause frustración.

Si hacemos todas las cosas pensando primero en Dios, es como el hormiguero cuando antes de arrancar una flor, según el relato bíblico, el águila informa de previo a todos los animales de la manera correcta de tratarla.

A partir del versículo 4 Salomón enumera algunas de las cosas buenas que uno puede experimentar en la vida:

  • Riquezas y múltiples recursos.
  • Trabajo y creación.
  • Regocijo de la vida.
  • Buen comer y beber.
  • Jardines y grandes obras.
  • Un buen hogar.
  • Servir con satisfacción al rey.
  • La alegría de descansar.

Sin embargo, Salomón enfatiza en que todo esto será de poco provecho si no lo consideramos como un don de Dios, como parte de Su buen plan para nuestra vida. Debemos recordar que Dios es el único que puede darnos paz, alegría y sentido a todo lo realizado bajo Su guía. Por ello, en los versículos 11-12 exhorta a disfrutar de los buenos dones de Dios, de Su gracia y bondad, actuando con justicia y honestidad.

Estudiar el Libro de Eclesiastés nos trae el precioso mensaje de que Dios quiere que disfrutemos de la vida, disfrutemos de la belleza de nuestra existencia, pero siempre teniendo en mental que Él es el Maestro Constructor de este universo y todas sus acciones tienen un propósito.

Nuestra vida adquiere pleno sentido cuando comprendemos que lo mejor es seguir los planes de Dios, para sentirnos satisfechos en el aquí y ahora y alcanzar la eterna felicidad.

Índice de Contenido
  1. Estudio Bíblico - Eclesiastes 2: 1-11
  2. Reavivados por su Palabra - 06/02/2014 - Eclesiastés 2
  3. Preguntas Relacionadas
  4. ¿Qué enseñanza nos deja Eclesiastés capítulo 2?
  5. ¿Qué significa Eclesiastés 2 1?
  6. ¿Que nos enseña Eclesiastés 2 26?
  7. ¿Quién escribio Eclesiastés 2?
  8. Conclusión

Estudio Bíblico - Eclesiastes 2: 1-11

Reavivados por su Palabra - 06/02/2014 - Eclesiastés 2

Preguntas Relacionadas

¿Qué enseñanza nos deja Eclesiastés capítulo 2?

El Capítulo 2 del libro de Eclesiastés nos enseña muchas cosas importantes acerca de la vida, como el hecho de que todo en la vida es un vano trabajo y temporalidad. Dios es el Único que siempre permanece. El autor bíblico escribe: "Todo lo que hay bajo el sol es vanidad" (2:1). Esto significa que nada que nos rodea es realmente importante o significativo a largo plazo.

Trabaja para lograr tu propósito, pero mantén en perspectiva el hecho de que nuestras vidas pasan muy rápido y los logros terrenales no son edificados ni duran para siempre. Aunque el trabajo duro suele traer beneficios, el autor bíblico dice: "Para qué sirve el afanarse por conseguirlo todo, puesto que nadie puede disfrutar de lo que ha conseguido" (2:22).

Es por esto que es importante buscar la sabiduría y el conocimiento de Dios, que es la única meta que no será destruida ni perdida. Dios nos promete que las personas que buscan la sabiduría con corazón sincero no serán decepcionadas.

Otra verdad importante que nos enseña el capítulo 2 de Eclesiastés es que:

  • Todo es temporal, por lo que hay que aprovechar el tiempo para realizar buenas obras
  • Los frutos de nuestro trabajo temporales, por lo que hay que disfrutarlos y nunca abusar de ellos
  • Hay que tener en cuenta la misericordia de Dios y vivir con humildad y alegría
  • No hay que rendirse ante los problemas de la vida y buscar la ayuda de Dios en todo momento.

¿Qué significa Eclesiastés 2 1?

Eclesiastés 2:1 dice: "Dije yo en mi corazón: Ven, demostremos ahora alegrías; y conozcamos los bienes. Pero he aquí que también esto era vanidad."

Este versículo de la Biblia nos recuerda que el mundo de los placeres terrenales no es suficiente para llenar el vacío espiritual en nuestras vidas. El rey Salomón nos ofrece una clara visión acerca de la vanidad del mundo en general.

Esta sección de Eclesiastés nos recuerda a todos lo siguiente:

  • El pecado no logra satisfacer el alma.
  • Ningún placer temporal puede igualar el gozo inefable de seguir a Dios.
  • Ser cristiano viene con un gran costo.
  • Sólo Dios puede satisfacer nuestro deseo por plenitud.

En este versículo, el Salomón buscaba llenar su propia alma con experiencias terrenales como los placeres, el gozo, riquezas y actividades divertidas. No obstante, nada de esto le ayudó a sentirse lleno o satisfecho. Al final, llegó a la conclusión de que sólo Dios puede llenar el vacío incontenible de una alma humana. Es por eso que decimos "Busca primero el reino de Dios y Su justicia, y TODAS las cosas te serán añadidas".

Para entender mejor la profundidad de lo que dice Eclesiastés 2: 1, debemos prestar atención a los puntos siguientes:

  • No hay nada malo con experimentar los placeres y los dones de Dios.
  • No hay solución en la riqueza, el poder, los templos o la comodidad.
  • Los tesoros terrenales son efímeros.
  • Los placeres terrenales proporcionan una satisfacción temporaria.
  • La tristeza será inevitable si nuestra satisfacción se basa en los placeres del mundo.
  • No hay razón para buscar la fuente de satisfacción en algo que nunca nos dará lo que necesitamos.
  • La única solución siempre será Dios.

¿Que nos enseña Eclesiastés 2 26?

En el libro de Eclesiastés 2:26, la Escritura nos enseña que hay satisfacción en el trabajo para obtener ganancias. Esto significa que el esfuerzo y el trabajo duro ciertamente traen beneficios y satisfacción. La Palabra de Dios nos anima a buscar la felicidad cada día a través del cumplimiento honesto de todas nuestras tareas.

La Biblia dice: “El alma del hombre se alimenta con el fruto de su boca, y con la recompensa de sus manos se sacia”. Esto significa que, cuando nos dedicamos a lograr un trabajo bien hecho, obtendremos gratificación y satisfacción.

¿Quién escribio Eclesiastés 2?

Eclesiastés 2 fue escrito por el rey Salomón. El libro de Eclesiastés es parte de la sección de los Libros Sapienciales del Antiguo Testamento y su autoría es atribuida a Salomón. Esto se menciona en primer lugar en 1 Reyes 5:12, donde se afirma que "Su sabiduría era mayor que la de todos los orientales y que toda la sabiduría de Egipto".

Salomón puso en en palabras sus experiencias y sentimientos, así como las diferentes ideas que tenia sobre los problemas de la humanidad. Los versículos contenidos en Eclesiastés 2 hablan sobre las incertidumbres e insatisfacciones humanas, como el trabajo, la muerte y el destino que todos compartimos.

Los principales temas que intervienen en Eclesiastés 2 son:

  • La vanidad de la vida (2:1-11)
  • Los placeres de la vida (2:12-17)
  • La sabiduría (2:18-26)

Conclusión

El tema principal de Eclesiastés es el significado de la vida. El rey Salomón experimentó con toda clase de actividades para buscar un sentido duradero a la vida, pero lo que descubrió fue que nada le proporcionaba un sentido verdadero y duradero. Por lo tanto, en su obra literaria reflejó su punto de vista sobre esta cuestión.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Estudiando El Libro De Eclesiastés: Capítulo 2. puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

Avatar De Ronald Padron

Ronald Padron

Licenciado en Comunicación Social, Redactor Web y Editor de Textos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más