¿Cómo Limpiar El Corazón Sucio Por El Pecado?.

Mateo 15:19-20 dice: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, blasfemias. Estas son las cosas que contaminan al hombre; pero comer sin lavarse las manos, no contaminan al hombre”.

En primer lugar, debemos darnos cuenta de que el problema no es con nuestras manos, sino con nuestro corazón. Mateo 15:19 nos dice que el corazón es la fuente de todos los problemas que enfrentamos. No importa cuántas veces nos lavamos las manos, si el corazón está sucio, seguiremos involucrándonos en actividades pecaminosas.

La buena noticia es que hay un remedio para este problema. Juan 3:16-17 nos dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él”.

Jesucristo vino al mundo para salvarnos de nuestros pecados. En Juan 1:29, la Biblia nos dice que Jesús fue “El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Si aceptamos a Jesús como nuestro Salvador, Él limpiará nuestro corazón de todo pecado y nos dará un corazón nuevo.

Una vez que aceptamos a Jesús como nuestro Salvador, debemos permitirle que guíe nuestras vidas. Mateo 6:33 nos dice: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Debemos buscar a Dios con todo nuestro corazón, y Él nos guiará a través de Su Palabra, la Biblia.

En 2 Timoteo 3:16-17, la Biblia nos dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para reprobar, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. La Biblia es la fuente de sabiduría que necesitamos para nuestras vidas. Debemos leerla y estudiarla cada día para que podamos seguir los pasos de Jesús.

  1. Juan 3:5 "Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo, que el que no nació de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios."
  2. Juan 15:3 "Ya todos ustedes son limpios por la palabra que les he hablado."
  3. 1 Juan 1:9 "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad."
  4. Efesios 5:26 "para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,"
  5. 2 Pedro 1:9 "Por lo cual, también,procuremos con diligencia añadir a nuestra fe virtud; a la virtud,conocimiento;"
  6. Santiago 4:8 "Limpia de tu boca la maldad, y deja de hablar perversidad."
  7. Salmos 51:10 "Cree en mí, oh Dios; y fortaléceme, y ayúdame, y líbrame."
  8. Juan 13:8 "Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo."
  9. Gálatas 5:19-21 "Los frutos del Espíritu son: amor, gozo, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa con sus pasiones y deseos."
  10. 2 Corintios 7:1 "Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios."
Índice de Contenido
  1. Experimento JESÚS LIMPIA NUESTRO CORAZÓN ?
  2. PREDICAS CRISTIANAS | Cómo tener un Corazón Limpio | Adrian Rogers
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Qué es el corazón?
    2. ¿Por qué el corazón se ensucia por el pecado?
    3. ¿Cómo saber si el corazón está sucio por el pecado?
    4. ¿Cómo limpiar el corazón sucio por el pecado?
    5. ¿Por qué es importante limpiar el corazón sucio por el pecado?
  4. Conclusión

Experimento JESÚS LIMPIA NUESTRO CORAZÓN ?

PREDICAS CRISTIANAS | Cómo tener un Corazón Limpio | Adrian Rogers

Preguntas Relacionadas

¿Qué es el corazón?

El corazón es el órgano central del cuerpo humano, que late para bombear sangre a todas las partes del cuerpo. En la Biblia, el corazón es la sede de las emociones y los afectos, y es el lugar de la decisión y la voluntad.

La mayoría de las veces, el término "corazón" se usa en la Biblia como símbolo de la vida interior de las personas, incluidas sus emociones, afectos, pensamientos, intenciones y deseos. El corazón es el lugar de la decisión y la voluntad, donde se toman las decisiones de vivir de acuerdo con los principios de Dios o de vivir en rebelión contra Él.

Aunque el corazón es el asiento de las emociones y los afectos, estos no son el único indicador de lo que está sucediendo en el corazón. Las Escrituras enseñan que el corazón puede estar lleno de alegría, pero también puede estar lleno de orgullo, envidia, amargura, egoísmo y odio. En otras palabras, el corazón puede ser el lugar de las emociones más positivas o más negativas.

La Biblia también enseña que el corazón es la sede de la fe y de la religión. Una persona puede tener un corazón lleno de fe en Dios y en Su Palabra, o un corazón lleno de duda e incredulidad. Una persona puede seguir los preceptos de la religión, pero si su corazón está lejos de Dios, su religión no sirve de nada.

En resumen, el corazón es el lugar de las emociones y los afectos, de la decisión y la voluntad, de la fe y de la religión. Es el lugar donde se toman las decisiones que determinarán el curso de nuestras vidas.

¿Por qué el corazón se ensucia por el pecado?

El pecado ensucia el corazón porque está en contra de la voluntad de Dios. La Biblia dice que Dios es santo, justo y bueno, y que quiere que vivamos de acuerdo a Sus normas. El pecado va en contra de todo lo que Dios es y de todo lo que Él quiere para nosotros, por lo tanto, ensucia nuestro corazón.

El pecado también nos aleja de Dios. En nuestro estado natural, somos enemigos de Dios (Col. 1:21). El pecado nos aleja aún más de Él, dando como resultado un corazón ensucio.

Por último, el pecado nos impide alcanzar la plenitud de lo que Dios tiene para nosotros. Vivimos en un mundo caído, y el pecado nos ha separado de la fuente de toda vida y felicidad. Dios quiere que tengamos una relación plena y satisfactoria con Él, pero el pecado nos impide alcanzar eso. En lugar de eso, tenemos un corazón ensucio.

¿Cómo saber si el corazón está sucio por el pecado?

Hay muchas formas en que podemos saber si nuestro corazón está sucio por el pecado. La Biblia dice que el corazón es engañoso y desde él proceden todas las maldades (Jeremías 17:9). Esto significa que el corazón es el lugar donde mora el pecado y es de donde procede todo mal.

Aquí hay algunas señales de que nuestro corazón está sucio por el pecado:

1. Nos sentimos atraídos por el pecado

Si nos sentimos atraídos por el pecado, es una señal de que nuestro corazón está sucio por el pecado. De hecho, la Biblia dice que el pecado comienza en el corazón (Proverbios 4:23). Si nuestro corazón está lleno de pecado, entonces estaremos atraídos por las cosas que son perjudiciales para nosotros.

2. No tenemos aversión al pecado

Otra señal de que nuestro corazón está sucio por el pecado es que no sentimos aversión hacia él. La Biblia dice que los verdaderos creyentes aborrecen el pecado (Salmo 97:10). Si no sentimos aversión hacia el pecado, es una señal de que tenemos un corazón sucio.

3. Practicamos el pecado

Practicar el pecado es otra señal de que nuestro corazón está sucio por el pecado. La Biblia dice que los que practican el pecado no entrarán en el reino de los cielos (1 Corintios 6:9-10). Si nuestro corazón está lleno de pecado, entonces practicaremos el pecado.

4. Nos alegramos de los pecados de otros

Otra señal de que nuestro corazón está sucio por el pecado es que nos alegramos de los pecados de otros. La Biblia dice que los que se alegran de los pecados de otros no tienen parte en el reino de Dios (Proverbios 24:17-18). Si nos alegramos de los pecados de otros, es una señal de que nuestro corazón está sucio por el pecado.

5. Nos negamos a arrepentirnos de nuestros pecados

Nos negamos a arrepentirnos de nuestros pecados es otra señal de que nuestro corazón está sucio por el pecado. La Biblia dice que los que no se arrepienten de sus pecados no entrarán en el reino de los cielos (Hechos 3:19). Si nos negamos a arrepentirnos de nuestros pecados, es una señal de que nuestro corazón está sucio por el pecado.

¿Cómo limpiar el corazón sucio por el pecado?

"Limpia de maldad tu corazón, oh hombre, y limpia tus pensamientos de malicia. ¿Quién podrá habitar en tu Monte Santo? ¿Quién podrá posar en tu lugar santo si no es puro de corazón y de intención recta?" -Salmos 15:1-2

El acto de pecar nos aleja de Dios y arruina nuestra relación con Él. El pecado ensucia nuestro corazón y nos impide acercarnos a Dios. Sin embargo, Dios nos ama y quiere que estemos cerca de Él. Él nos ha dado una forma de limpiar nuestros corazones sucios por el pecado: el arrepentimiento.

El arrepentimiento es el acto de reconocer nuestros pecados, sentirnos tristes por ellos y decidir dejar de pecar. Es un cambio de corazón y de dirección. Cuando nos arrepentimos, Dios nos perdona y nos limpia de todo pecado.

"Así que, si alguno está en Cristo, es una nueva creación; las cosas viejas pasaron, ¡he aquí, todas son hechas nuevas!" -2 Corintios 5:17

El arrepentimiento nos trae una nueva vida en Cristo. Dios nos cambia y nos llena de Su Espíritu Santo. Somos transformados de corazón y de mente. Tenemos un nuevo propósito y una nueva forma de vivir.

"Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la falta de circuncisión tiene valor alguno, sino sólo la fe que actúa por medio de amor." -Gálatas 5:6

El arrepentimiento nos lleva a una vida de fe y de amor. Seguimos a Cristo y vivimos para glorificarlo. Buscamos agradarlo en todo lo que hacemos y decimos. Nuestro corazón está lleno de amor por Dios y por los demás.

Si tú también quieres limpiar tu corazón sucio por el pecado, entonces arrepiéntete hoy y sigue a Cristo.

¿Por qué es importante limpiar el corazón sucio por el pecado?

Debido a que el corazón es el centro de todo lo que somos, es importante mantenerlo limpio. La Biblia dice que "el corazón del hombre es el arca del terror de Dios, donde se guarda su ley" (Proverbios 14:34). Si nuestro corazón está lleno de pecado, entonces no podremos recibir la vida de Dios. Debemos limpiar nuestros corazones para permitir que Dios entre y nos transforme. La forma en que limpiamos nuestros corazones es arrepintiéndonos de nuestros pecados y pidiéndole a Dios que nos perdone.

Conclusión

La Biblia nos dice que el corazón es engañoso más que todas las cosas y que es desesperadamente corrupto (Jeremías 17:9). Sin embargo, también nos asegura que Dios puede cambiar nuestro corazón (Ezequiel 36:26). Así que, si queremos tener un corazón limpio, necesitamos pedirle a Dios que lo limpie.

Una manera de hacer esto es arrepentirnos de nuestros pecados y entregar nuestra vida a Cristo. Él es el único que puede perdonar nuestros pecados y darnos un corazón nuevo (2 Corintios 5:17). Entonces, cuando nuestro corazón está sucio por el pecado, podemos orar y pedirle a Cristo que nos lo limpie. Él nos dará la gracia y el poder para cambiar y vivir una vida nueva.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Cómo Limpiar El Corazón Sucio Por El Pecado?. puedes visitar la categoría Respuestas Cristianas.

Avatar De Ronald Padron

Ronald Padron

Licenciado en Comunicación Social, Redactor Web y Editor de Textos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más