10 Salmos Para Dejar El Alcohol Y Recuperar La Fe.

  1. Salmo 100:5

Que todos los moradores de la tierra sepan que el SEÑOR es Dios; Él nos hizo a todos, y no nos                 hicimos nosotros mismos.

     2. Salmo 33:6

         Porque por el SEÑOR fueron creados los cielos, y por su espíritu todas las huestes de ellos.

3. Salmo 8:3-4

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú pusiste en orden, ¿qué es el             hombre, para que de él te acuerdes? Y el hijo del hombre, para que lo visites?

4. Salmo 103:19-20

El SEÑOR ha puesto su trono en el cielo, y su reino dominará sobre todos. Bendecid al SEÑOR,                    vosotros sus ángeles, que hacéis fortes sus palabras, obedeciendo a la voz de su palabra.

5. Salmo 147:15-16

Él envía su palabra, y los hace caer; hace soplar su viento, y los corren. Semejante es la gente a la                paja, y sus días a la hierba; florece como la flor del campo;

6. Salmo 33:10-12

El SEÑOR frustró el consejo de los naciones; hizo fracasar sus planes. El SEÑOR rige los pasos del                hombre, y éste no dirige su propio camino. Nosotros somos hechura suya, obra de sus manos.

7. Salmo 90:2

Antes que los montes fueran creados, o que tú formaras la tierra y el mundo, de eternidad a                       eternidad, tú eres Dios.

8. Salmo 24:1-2

La tierra y todo su pleno pertenecen al SEÑOR; el mundo y los que en él habitan. Porque él lo                     fundó sobre los mares, y lo estableció sobre los ríos.

9. Salmo 139:13-16

Porque tú formaste mis entrañas; me tejiste en el vientre de mi madre. Te doy gracias porque me               hiciste de modo maravilloso; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien. No se                         encubrió de ti mi cuerpo, cuando yo fui formado en lo oculto, cuando fui tejido en lo más                           profundo de la tierra. Mi embrión vio tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas               que fueron formadas, sin faltar una sola de ellas.

10. Salmo 46:1

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, siempre presente auxilio en la tribulación.

Índice de Contenido
  1. DIOS TE DICE HOY? VAS A RECUPERAR TODO LO QUE HAS PERDIDO? ESCÚCHAME
  2. Salmo para Malas Energías y Brujerías
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Qué dice la Biblia acerca del alcohol?
    2. ¿Por qué es importante dejar el alcohol para recuperar la fe?
    3. ¿Cómo sé si he recuperado mi fe?
  4. Conclusión

DIOS TE DICE HOY? VAS A RECUPERAR TODO LO QUE HAS PERDIDO? ESCÚCHAME

Salmo para Malas Energías y Brujerías

Preguntas Relacionadas

¿Qué dice la Biblia acerca del alcohol?

Existen diversas opiniones en cuanto a la ingestión de alcohol según la Biblia. Algunos creen que está completamente prohibido, otros piensan que solo está permitido en moderación y otros creen que no hay ninguna prohibición en absoluto. La verdad es que la Biblia no da una opinión directa sobre el alcohol, pero sí da algunos principios que nos pueden ayudar a tomar una decisión informada.

Principalmente, la Biblia enseña que debemos vivir de tal manera que glorifique a Dios en todo. (1 Corintios 10:31) Esto significa que nuestras decisiones y acciones no deben ofender a Dios ni a los demás. Debemos tomar en cuenta el efecto que nuestras decisiones puedan tener en nuestros cuerpos, que son templos del Espíritu Santo. (1 Corintios 6:19-20) También debemos evitar cualquier cosa que pueda llevarnos a pecar. (1 Pedro 2:11)

Por lo tanto, si usted está considerando beber alcohol, debe considerar estos principios. Debe preguntarse si estará glorificando a Dios al beber, si su consumo afectará negativamente su cuerpo y si existe alguna posibilidad de que peque al beber. Si después de considerar estas cosas decide no beber, esa es una decisión respetable. Y si decide beber, debe hacerlo con moderación, sabiendo que está en contra de la voluntad de Dios.

¿Por qué es importante dejar el alcohol para recuperar la fe?

La Biblia nos presenta el alcohol como un don de Dios que se puede usar para beneficio (1 Timoteo 5:23). Pero también advierte que el consumo excesivo de alcohol es pecaminoso y puede llevar al descuido de los deberes y responsabilidades (Proverbios 23:29-35). Dejar el alcohol puede ser una decisión difícil, pero es un paso necesario para aquellos que quieren seguir a Cristo y vivir una vida piadosa.

El primer paso para dejar el alcohol es reconocer que es un problema. Muchas personas no lo consideran un problema porque no están obsesionadas con beber o no se han involucrado en actividades peligrosas mientras estaban borrachos.

Pero si el alcohol está interfiriendo con tu vida diaria, si estás gastando más dinero en él de lo que puedes permitirte, si te está alejando de tu familia o amigos, o si te está causando problemas en el trabajo, entonces es un problema. El primer paso para superar cualquier adicción es admitir que tienes un problema.

Una vez que hayas reconocido que el alcohol es un problema, necesitas tomar medidas para superarlo. Esto puede significar asistir a un grupo de apoyo, como Alcohólicos Anónimos, o hacer un compromiso personal de dejar de beber. También puede ser útil hablar con un pastor o consejero cristiano para obtener orientación y apoyo.

¿Cómo sé si he recuperado mi fe?

La fe es un don de Dios y es una de las principales características de la vida cristiana. Sin embargo, la fe no es algo que podemos tomar por sentado. Debemos cultivar nuestra fe y buscar la manera de mantenerla fresca y vibrante.

¿Cómo sabemos si hemos recuperado nuestra fe? Hay algunos indicadores que pueden ayudarnos a determinar si hemos vuelto a abrazar la fe después de un período de duda o de alejamiento. Estos indicadores incluyen:

1. Estamos buscando a Dios.

Cuando nuestra fe está flaqueando, a menudo nos volvemos hacia nosotros mismos en lugar de hacia Dios. Buscamos respuestas en lugares equivocados y en las personas equivocadas. En cambio, cuando hemos recuperado nuestra fe, nos volvemos hacia Dios en primer lugar. Buscamos Su guía y Su dirección. Sabemos que Él es la fuente de toda verdad y esperanza.

2. Estamos dispuestos a cambiar.

La fe requiere cambio. Debemos estar dispuestos a dejar ir nuestras viejas formas de pensar y de vivir y abrazar la nueva vida que Dios nos ofrece. Esto no siempre es fácil, pero es necesario si queremos seguir avanzando en nuestra fe.

3. Estamos dispuestos a arriesgar.

La mayoría de nosotros no estamos dispuestos a arriesgar mucho por nuestra fe. Pero si hemos recuperado nuestra fe, estaremos dispuestos a seguir a Cristo aunque esto signifique salir de nuestra zona de confort. Estaremos dispuestos a tomar riesgos para compartir el Evangelio y para servir a los demás.

4. Tenemos esperanza.

La esperanza es una de las principales características de la vida cristiana. Cuando hemos recuperado nuestra fe, volveremos a experimentar la esperanza de Cristo. Sabremos que Él tiene el control de nuestras vidas y que nos ama incondicionalmente. Esta esperanza nos dará ánimo para seguir adelante aunque las circunstancias sean difíciles.

5. Estamos dispuestos a servir.

Uno de los indicadores más claros de que hemos recuperado nuestra fe es el deseo de servir a los demás. Ya no estamos interesados ​​sólo en nuestras propias necesidades, sino también en las necesidades de los demás. Estamos dispuestos a dar de nuestro tiempo, de nuestro talento y de nuestros recursos para ayudar a los demás.

Conclusión

La Biblia nos enseña que el alcohol es un don de Dios, pero también nos advierte sobre los peligros de abusar de este don. En los Salmos, encontramos una variedad de verses que nos instruyen sobre cómo debemos usar el alcohol y cómo debemos evitar sus malos efectos. Aquí hay salmos para ayudarnos a dejar el alcohol y recuperar nuestra fe:

1. Salmo 23:4-6: Hemos de beber el vino con temor y reverencia, sabiendo que es un don de Dios que debemos usar con cuidado.

2. Salmo 31:6-7: El alcohol puede alejarnos de Dios y destruir nuestra relación con Él.

3. Salmo 37:27: Debemos evitar el alcohol si queremos seguir a Dios de todo corazón.

4. Salmo 104:15: El alcohol puede robarnos la salud, la alegría y el buen juicio.

5. Salmo 141:3-4: Orar a Dios por ayuda para controlar nuestro consumo de alcohol.

6. Salmo 146:3-4: Confiar en Dios y no en el alcohol para nuestra felicidad y bienestar.

7. Proverbios 3:5-6: Buscar la sabiduría de Dios para tomar decisiones acerca del alcohol.

8. Proverbios 20:1: Tomar el alcohol en exceso puede llevar a la destrucción.

9. Jeremías 17:7: El alcohol puede hacernos olvidar la palabra de Dios y alejarnos de su verdad.

10. Juan 2:1-11: Jesús nos enseñó que el alcohol puede ser usado para el bien o para el mal, dependiendo de cómo lo usamos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 10 Salmos Para Dejar El Alcohol Y Recuperar La Fe. puedes visitar la categoría Salmos.

Avatar De Ronald Padron

Ronald Padron

Licenciado en Comunicación Social, Redactor Web y Editor de Textos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para brindarte una experiencia personalizada, guardando tus preferencias y recordando tus visitas. Si presionas «Continuar», estarás dando tu consentimiento para usar todas las cookies. Sin embargo, si lo deseas, puedes visitar «Leer Más» para elegir qué cookies aceptar. Leer Más